Gofres de pene en Chueca, ¡qué revolución!

Parece un chiste pero no lo es, aunque entre los clientes que decidan probar estos gofres de pene salten las carcajadas y el cachondeo en las calles del famoso barrio madrileño. Porque la idea que ha tenido un joven tinerfeño que regenta una heladería en Chueca ha superado a cualquier innovación que pudiese imaginarse. La acogida de sus particulares ‘pollofres’ en el establecimiento La Pollería ha sido toda una atracción para los madrileños. Llamados por las redes sociales y por el boca a boca, están acudiendo a la Calle Barbieri 23 a degustar estos enormes bollos cubiertos de crema. A continuación os contamos mucho más sobre la historia de estos graciosos dulces. ¡Qué ‘boom’!

Diversificación extravagante de negocio

A pesar de que estos gofres de pene incitan a la provocación, la historia de su origen no tiene nada que ver con eso, sino a algo mucho más común pero que ha pasado a ser extravagante. Pedro Bauerbaum es un joven natural de Tenerife que, a sus 24 años, abrió su nuevo negocio a principios de este mes de diciembre 2019. Todo porque deseaba tener abierta una heladería pero más allá de la típica época estival, cuando estos productos refrescantes cautivan al público local y extranjero. Tradicionalmente, con la llegada del frío, los establecimientos heladeros suelen bajar la persiana. Sin embargo, cada vez más propietarios deciden permanecer abiertos durante todo el año ofreciendo otro tipo de oferta.

Si ya os contábamos no hace mucho las propuestas en ese sentido que vende Loco Polo en distintos puntos de España, la original e innovadora alternativa de ‘La Pollería’ está arrasando. Tanto en redes como en la calle, donde los clientes se ‘posturean’ en sus perfiles de Instagram mientras se comen los gofres de pene. Pero, ¿por qué escogió Bauerbaum esta cachonda forma para sus nuevos bollos? Según cuenta en declaraciones al diario El País, todo fue una mera cuestión de “diversificar el negocio en invierno”. Y si hablamos de innovación, difícil que no jueguen su papel los fabricantes chinos. Esos capaces de crear lo más inimaginable en forma de gran producto.

gofres de pene

Imagen del ‘pollofre’ / Foto: @lapolleriachueca

El regente de esta particular heladería en Chueca pidió los wafflereas (moldes de gofres) a su proveedor asiático: “En el catálogo que me pasaron había de todo: ositos, peces, flores… Todo tipo de formas”. Ojeando y ojeando, se detuvo en la página 19 donde figuraban las imágenes de ‘dulces’ propuestas sexuales. “¡Joder con los chinos!”, exclamó el joven muy sorprendido. Le estuvo dando vueltas y finalmente pensó que los gofres de pene encajarían en el famoso barrio madrileño por su naturaleza de LGTBI.

‘Viralidad’ asombrosa

Entonces, solo tuvo que encontrar un local, reformarlo e inaugurarlo el pasado 3 de diciembre al público, deseoso de verse atraído ya desde el pequeño escaparate. Ahí donde están expuestos los enormes ‘pollofres’ con una leve capa superior de crema de distintos colores y, por tanto, sabores. Conforme iban pasando interesados por La Pollería, poco a poco se iba incrementando su ‘viralidad’. Una asombrosa acogida del producto transformada en colas cada vez más largas para degustarlo, aunque ni siquiera Bauerbaum sabe por qué eligió esa forma de pollas. La cuenta de Instagram que ya anunciaba antes de la apertura que “algo grande (y gordo) va a llegar a Chueca” tiene ya más de 12,3 k de seguidores. ¡Qué revolución!

Así son los gofres de pene

Elaborados con leche, harina y huevos en una receta que no escapa a la común del tradicional gofre, estos bollos cuestan 3,80 € más 0,50 € si deseas añadirle un topping. Una crema disponible en gran variedad de sabores, desde el chocolate blanco hasta el negro, el sabor a fresa, etcétera. ¡Tú eliges cuál quieres y la manera más original de subir una foto o vídeo a tus redes sociales! Además, el local vende también unos botes de caramelos y golosinas con una frase provocadora de guiño sexual para “gente picarona” o “mentes sucias”. Sin duda, las risas están aseguradas como se puede apreciar en los stories de los más curiosos que acuden a probar el dulce más cachondo del mercado.

En horario de 16:00 horas a 23:00 horas está abierta La Pollería, así que si vives en Madrid o pasas por allí estos días ya puedes unirte a la revolución de los ‘pollofres’. Gofres de pene y… ¿la variante femenina en un futuro?

Translate »