"Bodegas César Príncipe y sus vinos"

Bodegas César Príncipe

Una garnacha tinta con alma de blanco es Bodegas César Príncipe de la D.O. Cigales, que se extiende en las provincias de Valladolid y Palencia. Conocida por sus rosados y claretes, la bodega acaba de sacar al mercado su nombre: “Charlatán”. Está pensado para dar frescura al vino.

Su propietario, Ignacio Príncipe, nos explica que llegó a este vino porque “quería saber lo que podía sacar del viñedo de variedad garnacha. Tiñe menos que el tempranillo”. Tras el prensado directo (sin maceración), el vino 100% garnacha tinta pasa a elaborarse desde ese momento como un blanco.

La fermentación a baja temperatura ofrecerá una cara más suave, fresca y distinta de la garnacha. El vino aparece como un rosado pálido, en el que predominan las notas a flores blancas y pétalos de rosa.

Vino para pastas y arroces de Bodegas César Príncipe

Con Charlatán, Bodegas César Príncipe quiere además atraer a un público joven, al que, explica Ignacio, “le resulta más atractivo el vino blanco”. Príncipe buscaba desde hace dos años un nombre divertido y con frescura. En una comida, pensando que el vino incita a hablar le surgió Charlatán. Aparece escrito en la botella dentro de un bocadillo de los tebeos.

Bodegas César Príncipe, que tiene 40 hectáreas de viñedos, comenzó como una bodega subterránea familiar. En el año 2000 construyó las nuevas instalaciones en Fuensaldaña con el objetivo de dar un salto cualitativo. Etapa que inauguró con su primer vino tinto, el César Príncipe, 100% Tempranillo. Contiene aromas de frutas, especias y hierbas aromáticas de la región.

En tinto también tiene el 13 cántaros Nicolás, igualmente 100% Tempranillo. En homenaje al clarete, denominación que no se puede utilizar para el vino, Ignacio Príncipe le dio el nombre de Clarete de luna a un rosado 80% Tempranillo y 20% Albillo, Garnacha y Verdejo.

Compártelo
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.