Habas de temporada, reivindicación del olvido

Mayo es el mes por excelencia de una legumbre verdosa que se protege con una alargada vaina de igual color. Cultivada en el Mediterráneo, especialmente, y en otras regiones españolas como La Rioja, no tiene tanta fama o prestigio como otros alimentos que da el campo. Más bien le sucede lo contrario que a la mayoría de vegetales. Porque las habas de temporada han caído en desgracia, en el viejo olvido de un consumo arcaico, pasado ya de moda, archivado en la historia. Sin embargo, desde aquí queremos reivindicar este gran producto saludable para que aproveches esta época del año, lo compres y lo disfrutes en las clásicas o más innovadoras recetas.

¿Por qué apostar por habas de temporada?

La frescura de este alimento desde ya y hasta mitad de junio, más o menos, es una de sus principales bazas. Esa que se suma a su aporte nutricional, sobre todo gracias a las proteínas vegetales que contiene. Por otro lado, las habas de temporada son mejores que las secas que puedes comer el resto del año porque se digieren mejor en tu estómago. De sobra es conocida la mala fama que tiene esta legumbre en la resaca de su ingesta. Flatulencias y problemas de digestión son el hándicap de consumir esta legumbre, especialmente si está seca. De aquí su baja reputación.

Pero la que puedes comer ahora (incluso cruda) es distinta, pues no tiene tantas calorías. Por eso, te recomendamos conocerla más y apostar por ella en su escaso tiempo de presencia en los mercados. Sin necesidad de poner en remojo, es un recurso barato, fácil de cocinar e incluso versátil en la cocina. El mayor entretenimiento está en ir sacando cada gajo de su vaina, una áspera piel de grosor intermedio que protege a este producto.

habas de temporada

Habas sacadas de sus vainas

Después, la clave reside en el tiempo adecuado de cocción (unos cuatro o cinco minutos) para que ni pierda su tierna textura ni adopte un sabor demasiado amargo. Tampoco se desea, en general, que gane un color marrón repelente.

La idea es consumir habas de temporada frescas, nutritivas y sabrosas, junto a otros ingredientes con los que siempre han casado muy bien. Un ejemplo es el jamón o cualquier otro corte del cerdo e incluso de ternera. Si eres más de pescado, con salmón encaja de lujo. Mientras que si prefieres un plato totalmente vegano, con cualquier menestra de verduras quedará satisfecho tu paladar.

Es evidente a la vista que este vegetal no es ninguna belleza gastronómica, más bien lo contrario, una fealdad que ha ido quedando en el olvido. Sin embargo, comer habas de temporada como lo hacían muchas personas antes sí es una manera de contribuir a que recuperen la importancia que merecen. ¿Ya sabes cómo vas a sacarles el máximo partido en tu cocina? ¿qué receta nos propones?

Spread the love
Etiquetas
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.