La vaca que ríe, la marca que lleva la risa por bandera

Cuando pensamos en La vaca que ríe automáticamente se nos vienen a la cabeza momentos de nuestra infancia, de las tardes en el parque, de los recreos en el colegio. Es decir, ¿quién no ha merendado alguna vez de niño sus quesitos? Bueno, o de adulto, que para disfrutar de ellos no hay edad. Además de evocarnos recuerdos felices, es el claro ejemplo de evolución constante y de la adaptación en el paso del tiempo. Hace 100 años que nació en los Alpes franceses y celebra su aniversario de la manera que mejor sabe: riendo y compartiendo su éxito con aquellos que han apoyado su filosofía en este centenario de historia. Vamos a conocer más a fondo esta famosa marca.

El sueño de Jules Bel

Seguramente este nombre no te suene de nada, pero es la persona que construyó desde cero La vaca que ríe. Aunque la empresa como tal se funda en 1921, la historia de Jules Bel se remonta a unos años atrás. En 1865, el francés tomó la decisión de dedicarse al sector quesero, abriendo una empresa de queso gruyere en Orgelet -como hemos dicho antes, en los Alpes franceses-. ¿Qué mejor sitio para su cometido que un lugar tan reconocido por sus productos lácteos y derivados?

Es entonces cuando nace Grupo Bel. Sin embargo, no es hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando León Bel -hijo de Jules- decide continuar con el legado de su padre y cumplir su sueño. Con ayuda de los Grafs -una familia suiza que se dedicaba a importar queso-, León funda La vaca que ríe. Y lo cierto es que se trató de toda una revolución en su momento porque era la primera vez que se producía el queso en porciones individuales, lo que las hacía más fáciles de conservar y llevar.

La vaca que ríe

La vaca que ríe cumple 100 años | Fuente: lavacaquerie.es

No mucho después, en 1923, el francés decide darle una vuelta a la imagen de la compañía. El encargado de crear un nuevo logo fue el ilustrador Benjamin Rabier, para que después el impresor Vercasson lo dotara de ese color rojo tan característico. Bien es cierto que con el paso de los años la ilustración se fue adaptando a los nuevos tiempos hasta llegar a la actual que todos conocemos y reconocemos. 

La compañía, adquirió un éxito sin precedentes. Se extendió por todo el mundo hasta tal punto que hoy en día hay 15 plantas produciendo sus quesos en cuatro continentes. Se venden, aproximadamente, 10 millones de porciones en 136 países diferentes. Esto les sitúa como la cuarta potencia de queso en todo el mundo.

Los productos de La vaca que ríe

El queso de La vaca que ríe está compuesto por una mezcla de crema, leche y quesos frescos y añejos -más concretamente, queso comté-, que se pasteuriza para frenar el proceso de maduración. Sea como sea, cuenta con una variedad de productos para todos los gustos. ¿Quieres conocerlos?

La vaca que ríe

Palitos sabor campesino de La vaca que ríe | Fuente: lavacaqueríe.es

Para empezar, obviamente, tienen los míticos quesitos en porciones. Los puedes encontrar en cuatro variedades diferentes: light con queso azul, light sabor semicurado, light y natural. Por otro lado, están los cubitos, que están disponibles en tres packs diferentes: de champiñón, queso azul y cebolla; de tomate, pimienta verde y jamón; y por último, naturales. También tienen el queso en formato lonchas -o Tranchettes- y que puedes elegir light o natural.

Pero si hay algo que caracteriza a esta marca es su capacidad de adaptación. Es por eso que uno de sus productos estrella es el de los palitos. Sabor campesino, natural o semicurado, tienes donde elegir para disfrutar de unos ricos bastoncitos de pan para untar en su clásico queso fundido. 

La risa como filosofía de vida

En su 100 aniversario, la compañía vuelve a colaborar con la Fundación Theodora, que a su vez lo hace con los Doctores Sonrisas, para llevar risas a miles de niños que se encuentran hospitalizados en todo el país. “Con nuestra campaña demostramos el férreo propósito de marca y compromiso con la sociedad”, explicaba Lara Borrajo, directora de marketing de Bel, para la revista ARAL. La vaca que ríe siempre ha apostado por la risa como mejor reacción ante los imprevistos y los obstáculos. “Reír es nuestro superpoder, nos hace más fuertes y nos permite ver el mundo de forma diferente”, añaden desde la firma.

Sin duda, es algo que han demostrado con el tiempo. Así, bajo el lema “elige reír”, La vaca que ríe cumple 100 años de una historia admirable y con sus productos clásicos que invitan a seguir riendo muchos años más. ¿Cuáles son tus preferidos? 

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.