Tenemos polémica montada en el tema de las etiquetas confusas en productos sin DO, después del caso resuelto a favor de la DOP Queso Manchego por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Su Consejo Regulador demandó a la empresa Industrial Quesera Cuquerella por vender tres quesos con imágenes que reflejan la procedencia de una Denominación de Origen inexistente. Sin tener el sello, suponía una evocación ilícita que finalmente corroboró el TUE. Ahora, son varias las compañías con productos de DO que podrían presentar sus denuncias. Entre ellas, las del arroz o la chufa valenciana. 

Otros casos de etiquetas confusas en productos sin DO

Tras ese fallo de la justicia europea, observamos cómo existen otros casos similares, donde algunas marcas de la competencia en ese mismo producto recurren a evocaciones erróneas. Porque se comercializan con varios diseños que indican el origen geográfico, aunque no dispongan del sello original. Este es el único que garantiza su procedencia real e inequívoca.

Así sucede con la horchata, donde la imagen de una fallera, Jaume I o el Micalet son protagonistas en el envase, a pesar de no contar con la DO Chufa de Valencia. Igualmente, en el arroz valenciano se aprecian estampas de la Albufera o las barracas sin que esa marca concreta tenga la DO Arroz de Valencia. Sin duda, ambas situaciones son parecidas a la del queso de La Mancha. Podrían derivar en nuevas demandas de los Consejos Reguladores a las empresas que usen etiquetas confusas en productos sin DO. 

No importa que los mismos productores sean de la región determinada de la que extraen esas fotografías, pues sigue siendo ilícito, según el TUE. El artículo 26 de la ley europea 1169/2011 lo deja bien claro, pero cómo las leyes están para saltárselas (dice el malicioso refrán), pues eso sucede. En la mayoría de los productos eso no se cumple. Al menos, hasta que ha salido a la luz el mencionado caso del queso. Ahora, las Denominaciones de Origen se ven con motivos suficientes para denunciar sus particulares situaciones.

Eso aunque anteriormente en España, la justicia no había resuelto así otras denuncias. Han tenido que ser los jueces europeos quienes han abierto esa puerta. Porque los españoles fallaron alegando que las imágenes hacían referencia a la zona, pero no necesariamente al producto. Cada maestrillo tiene su librillo, cada juzgado actúa a su manera.