Innovación y más aún necesidad de mejorar la crisis que atraviesa el campo español han originado una nueva app Del Campo a la Mesa, presentada ya en Navarra. Permitirá a los productores locales vender sus alimentos cultivados directamente a los consumidores o clientes, sin que intervengan los intermediarios. Esos que con su presencia, en la mayoría de ocasiones, impiden que los agricultores reciban un precio más justo por sus productos, que trabajo conllevan. La sociedad pública INTIA ha desarrollado esta aplicación que podría ser el futuro del sector agrícola y ganadero. Te contamos más detalles a continuación.

La pandemia acelera el consumo local

En medio de esta pandemia que todo el planeta está sufriendo, el consumo local se está volviendo cada vez más imprescindible al establecerse confinamientos perimetrales. En muchos pueblos españoles la única manera de acceder a frutas y verduras es acudir a la frutería del barrio, en ese contexto de restricción de movilidad. Así es como está resurgiendo la necesidad de adquirir productos de proximidad, con esa cercanía entre agricultor y consumidor. Antiguamente la relación directa entre ambos era más habitual. Puede que sea momento de recuperarla.

aplicación Sardetik Sardeskara

La aplicación en su pantalla inicial / Foto: intiasa

Con el nacimiento ahora de la app Del Campo a la Mesa, cuyo nombre en euskera es Sardetik Sardeskara, se quiere volver al pasado pero recurriendo a la innovación tecnológica. Una mezcla con la esencia tradicional y también la puesta en valor del sector primario que se siente tan indignado por la escasa rentabilidad que obtiene. La lucha por unos precios que cubran costes de producción viene de lejos. Ahora bien, iniciativas como esta lanzada por INTIA en Navarra ayuda mucho a agricultores locales.

Así funciona la app Del Campo a la Mesa

Además de productos hortofrutícolas, la aplicación ofrece la posibilidad de vender también vinos, lácteos, carnes, miel u otros alimentos. De esta forma se amplía el catálogo más allá de frutas y verduras para que el cliente pueda comprar todo lo que necesite con una excelente calidad. Algo fundamental igualmente en los tiempos actuales es que permite dos opciones para esa venta: envío a domicilio o recogida en la propia explotación.

Esa segunda vía facilita incluso una actividad interesante y que puede ser un extra para agricultores o ganaderos. Hablamos de la organización de visitas para conocer de cerca cómo se produce lo que el consumidor adquiere. Cada vez más al cliente le intriga o le gusta saber sobre ese proceso, así que esta posibilidad siempre es enriquecedora. Tanto como lo es la app Del Campo a la Mesa con su funcionamiento tan sencillo como descargarla en la web Sardetik Sardeskara y empezar a ver todos los productores que están registrados en ella. Muestra su información de contacto con teléfono, correo, web e incluso ubicación.

Puedes buscar por tipo de producto o tipo de venta para consultar esos datos, así como las características de cada alimento. Igualmente la aplicación te indica el pedido mínimo de cada productor y sus zonas de reparto a domicilio. Un mapa presenta las explotaciones disponibles para pedir por toda Navarra. Ya hay más de 65 registradas de hasta 57 localidades.

Economía social y solidaria

Además de esa oferta alimentaria puedes encontrar información sobre siete plataformas colectivas que han creado varios productores asociados para vender un conjunto de productos. Y es que INTIA va actualizando la app conforme se van sumando más agricultores o ganaderos. Los que estén interesados deben contactar con la sociedad pública navarra de la que ya os hemos hablado en otros artículos por sus innovaciones en el sector agroalimentario. Esta recién lanzada es una importante ayuda por lo que ya hemos explicado pero todavía hay más.

Porque al facilitar esa relación directa sin intermediarios no solamente se mejora el margen de venta para el agricultor o ganadero. También se mueve una economía social y solidaria que fomenta la conservación natural y económica del territorio rural. En general, se genera una confianza mutua en la que las dos partes implicadas salen beneficiadas de manera indiscutible.

app Del Campo a la Mesa

Logotipo de la app / Foto: intiasa

En resumen, podríamos apuntar que este tipo de proyectos muy posibilitados por la tecnología actual son una apuesta de presente y de futuro en el sector primario. Hemos visto nacer otras iniciativas similares a esta app Del Campo a la Mesa, sobre todo desde que se agravó la situación con el coronavirus. Quizás el devenir pase por estas aplicaciones y por las relaciones directas. Estaremos atentos a novedades que vayan surgiendo.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.