BeBold wine: el vino que escoge la Inteligencia Artificial

BeBold wine es la empresa que te vende el vino que ellos consideran. Esta decisión la toma un algoritmo que sabe lo que quieres. La Inteligencia Artificial es una realidad que va a quedarse y cada vez nos sorprende con una nueva aplicación. Sus creadores reconocen no ser expertos en vino, pero no pasa nada. Tan solo son unos aficionados a esta bebida que no sabían qué escoger cuando se encontraban ante los estantes de la tienda. Ahora, gracias a su pasión por la tecnología, dejan que sea el algoritmo que decida. ¿Será tan perfecto este sistema?

¿El modelo de Netflix?

“98% de coincidencia”. Así es como Netflix te indica las series y películas que piensa que te van a gustar. No es que te hayan hecho una encuesta. Así pues, el algoritmo del servidor va tomando en cuenta los ingredientes que comparte todo el contenido que ves. De ahí viene parte de su éxito. Por eso en este instante hay millones de personas a punto de comenzar una nueva serie que Netflix les ha sugerido. El mecanismo funciona.

No obstante, el big data tiene muchas más aplicaciones. Desde mantener a ralla una pandemia a la venta de vino. BeBold wine es una startup de reciente creación. Sus tres fundadores nos traen una idea novedosa a la par que sorprendente. Se trata de un servicio de venta de vino ecommerce (a través de Internet). Lo que le distingue del resto es que la Inteligencia Artificial decide por ti. Es la empresa la que te dice lo que vas a comprar. Más bien, son las máquinas de la empresa de  Joaquín Cabezas, Mauricio Salazar y Rafa Romero las que deciden.

¿Cómo funciona BeBold Wine?

La tarifa cuesta 39’90 euros al mes. Su página web explica de manera muy detallada las instrucciones que debes seguir:

  1. Rellena una breve encuesta (survey) para que el algoritmo se quede con tus gustos. Las preguntas son tan dispares como tu opinión sobre los cítricos o cómo te gusta el café.
  2. La Inteligencia Artificial procesa tu encuesta junto a miles de reseñas.
  3. Te envían tres botellas de vino cada mes de 75 centilitros cada una.
  4. Das tu opinión de ellas para que BeBold wine afine el algoritmo.
catas de vino online copas el vino no es saludable

Dos copas de vino

Lo más seguro es que quedes satisfecho. El catálogo es muy amplio e incluye todas las Denominaciones de Origen de España. Según Mauricio Salazar, CEO de la empresa, “nadie los encontraría de manera sencilla en su tienda cercana”. Son vinos diferentes capaces de sorprender a cualquier paladar. Ofrece clásicos como Rivera del Duero, Rioja o Toro. También incorpora algunos menos demandados como Bierzo, Illa de Menorca, Tenerife o Costers del Segre.

La inversión inicial del proyecto ha sido de 90 mil euros. Su expectativa es amortizar esta cantidad en el cuarto trimestre de 2021. Se están moviendo para captar inversores potenciales. Sus principales objetivos son atraer nuevos usuarios, aumentar las relaciones con agentes del sector y desarrollar novedades para la plataforma. Entre estas podemos mencionar la inclusión de una mayor diversidad de vinos y lanzar una plataforma de compra. También se ha propuesto dar mayor personalización a la caja mensual de las botellas.

Inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial

La era de las máquinas

Si bien esta tecnología puede hacerte descubrir vinos sorprendentes que de otra manera no catarías, también tiene inconvenientes. El mayor de todos es volvernos dependientes de las máquinas para tomar decisiones. Si el algoritmo te envía solamente el vino que te gusta nunca llegarás a jugártela y comprar una botella bajo tu criterio. Salir de la zona de confort siempre es riesgoso. Puede ser que compres una botella por tu cuenta y que no te guste. Aunque también puede ser que sea el mejor vino que has probado en tu vida.

La vida es solo un juego en el que hay que apostar si quieres ganar. El caso es que a veces descubrimos cosas totalmente sorprendentes por sorpresa (serendipia). ¿El ser humano puede creer en el libre albedrío si deja sus decisiones en manos de la tecnología? ¿Nuestro criterio ya está condicionado por el mercado y la sociedad? ¿Puede el algoritmo estar sesgado por el criterio de los programadores? ¿Dejaríamos en manos de los ordenadores decisiones tan relevantes como escoger pareja o profesión? Son preguntas que se tornarán cada vez más frecuentes. Ahora, BeBold Wine es un ejemplo en el mercado vinícola.