Cerveza Turia, la renacida del Mediterráneo

Actualmente vinculada a toda la zona del Levante y también Cataluña, la cerveza Turia tiene tras sus diez décadas de existencia una curiosa historia. Esa que la ha llevado a ser hoy una bebida con pura esencia Mediterránea pero sin olvidar su origen valenciano como una birra diferente a las más comunes. A continuación te relatamos su trayectoria cervecera, cómo es y dónde puedes comprarla para disfrutar de su sabor.

La birra de Valencia

Aunque en su nombre o firma tanto actual como inicial cuando surgió no aparece en ningún momento escrita la palabra de su ciudad de origen, sí tiene un estrecho vínculo con Valencia. Se podría decir que es la birra más característica de la capital del Turia porque precisamente adoptó su nombre en referencia al famoso río que baña la geografía valenciana.

Pero con eso no termina esa relación, ya que también en su logotipo comercial está representada la imagen de las Torres de Serranos. Estas forman parte de una de las 12 puertas de entrada que tenía la antigua muralla de la ciudad que la protegía justo frente al antiguo cauce del río Turia.

Esos dos elementos se fusionaron en la cerveza Turia que fue creada en 1935 por un grupo de valencianos amantes cerveceros que deseaban montar su propia fábrica. La levantaron en el barrio de la Cruz Cubierta, en pleno centro de Valencia. Por desgracia, aquella fue una época mala para aventurarse en un nuevo negocio pues pronto estalló la Guerra Civil española.

Tras la contienda y pasados varios años más, en 1947 arrancó la actividad de la fábrica de Cervezas El Turia, con la comercialización de la denominada Märzen. Esta fue la joya de la corona cervecera en la compañía valenciana que también producía las variedades Stark y Golden Bier. Por esa mayor popularidad que tuvo respecto a las otras dos citadas, logró mantenerse e incluso después renacer hasta el día de hoy.

El duro mercado y un incendio

Lo cierto es que la cervecera valenciana pasó por bastantes dificultades. Primero debido a la gran competencia que había en el sector, donde las grandes firmas nacionales e internacionales eran muy fuertes. Esto derivó poco a poco en la desaparición del mercado de las tres birras. Solamente la cerveza Turia Märzen sobrevivió en bares de Valencia pero en formato barril y ya cuando Estrella Damm compró la empresa para evitar su extinción total.

Cerveza Turia

Botellín o tercio de la actual Turia / Foto: @cervezaturia

De esa forma, la compañía catalana pudo mantenerla a flote en la capital pero no fue hasta 2013 cuando relanzó el formato de botellín o tercio para poder venderla en más canales. Un etiquetado más moderno la devolvió a su lugar aunque sin eliminar ni su nombre ni su logotipo con ese monumento histórico valenciano. Ahora bien, la cerveza Turia no ganaba para desgracias porque su fábrica ubicada en la calle San Vicente sufrió un fatal incendio y más tarde tuvo que ser demolida.

Por ello, la búsqueda de una nueva localización para elaborarla llevó a dicha birra hasta Murcia, concretamente a las instalaciones de otra cervecera de renombre: Estrella de Levante. Así, de noreste a sureste mediterráneo, finalizaba el rumbo tomado por esta mítica cerveza.

Estrella de Levante

Cerveza Estrella de Levante / Foto: Iván Sevilla

¿Cómo es la cerveza Turia?

Aunque se desvió un poco de su identidad valenciana, fue remontando en los siguientes años hasta ser una seria alternativa frente a las marcas cerveceras más famosas de España. Gracias al marketing y al patrocinio de eventos gastronómicos está ya consolidada en Valencia e incluso en supermercados como Carrefour, Mercadona o El Corte Inglés.

Pero ¿cómo es esta cerveza Turia? Mantiene su estilo original como una märzenbier (típica de la región alemana de Baviera) porque su nombre procede del nombre en alemán que significa marzo. Esto tiene su explicación porque se suele elaborar en primavera y se deja madurar en época estival para disfrutarse en los festivales de birra como el Oktoberfest.

Te ofrece un color ámbar con tonos rojizos ya que es una cerveza conseguida con maltas tostadas. Esto le aporta una intensidad aromática mayor y un carácter propio sin que llegue a ser muy potente en sabor. Tampoco en alcohol, pues tiene 5,6% de volumen. En nariz recuerda al pan tostado y caramelo mientras que en el paladar se degustan cereales tostados. Con cierta amargura pero con notas cítricas y especiadas, es refrescante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cerveza Turia (@cervezaturia)

En definitiva, esta cerveza Turia Märzen es una acompañante ideal para tapas varias y aperitivos con sabores intensos. ¡Disfruta de su pura esencia Mediterránea ya!

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.