Inicio Sin categorizar El sufrimiento animal en la cesta de la compra.

El sufrimiento animal en la cesta de la compra.

La organización alemana Foodwatch centrada en la protección de los derechos del consumidor y la calidad de los alimentos, ha realizado un informe denunciando lo que sufren los animales en la actualidad. El informe se titula «Sufrimiento animal en la cesta de la compra». Foodwatch, ha realizado este informe, para denunciar que la mayoría de animales que se crían para la alimentación humana, padecen enfermedades que les hacen sufrir. Según la protectora alemana, esto no solo ocurre en la producción convencional, también sufren los animales en la producción ecológica.

El «Sufrimiento animal en la cesta de la compra» contiene estudios realizados en Alemania desde el año 2017 hasta 2022. Estos estudios se han realizado con la ayuda de expertos en veterinaria.

¿Cuánto y qué sufren los animales?

Para Foodwatch, los datos obtenidos tras el estudio, son demoledores. Uno de los datos más llamativos, es el sufrimiento y enfermedades que padecen los cerdos durante su crianza. El informe reveló que aproximadamente un 40% de los cerdos criados de manera convencional, sufren problemas de salud como úlceras de estómago, neumonía, heridas abiertas, inflamaciones, infecciones, etc. Los datos en la producción ecológica no son muy esperanzadores, ya que el 35% también padece estos problemas de salud mencionados anteriormente. Esto genera dudas, ya que, entonces ¿De que vale la producción ecológica si no reduce considerablemente estos riesgos?

En cuanto a las vacas, sigue en cifras similares al sufrimiento de los cerdos, un 39% de las vacas sufren infecciones en las ubres y en las pezuñas.

Sin lugar a dudas, el dato más demoledor es en las gallinas, ya que el 97% de las gallinas ponedoras tienen huesos rotos, en ambos tipos de producción. Un dato que genera dudas sobre la producción ecológica, en ambas producciones, los animales no deberían de sufrir, pero desde la manera ecológica se denuncia la producción convencional y a su vez se diferencian de esta producción. La gran mayoría de los alimentos que se compran en los supermercados provienen de animales que tienen problemas de salud.

¿Qué opina Foodwatch?

Para Foodwatch, el debate público está focalizado en nuevas certificaciones y conversión de las zonas de crianza. El estudio ha revelado que los animales sufren enfermedades tanto en la producción industrial, como en la ecológica. La organización alemana considera que lo más importante son las practicas que se llevan a cabo en las granjas, y no los tópicos acerca de si hay más paja en el suelo, o que los animales tengan más espacio.

Foodwatch defiende que la ganadería es muy compleja. Para ellos, muchos ganaderos no están listos para ejercer esta profesión. Insisten en que se debería de invertir más en su formación, y así mejorar la vida de los animales. Los datos de este estudio, son solo del país germano, pero se pueden extrapolar al resto de la Unión Europea, ya que la tendencia es similar.

¿Qué soluciones propone Foodwatch?

En Alemania, no hay ninguna ley que exija a los dueños de las granjas a mantener sus animales perfectamente sanos, en ninguno de los dos tipos de producción. El Ministerio Federal de Agricultura de Alemania ha anunciado que introducirá una etiqueta en los productos que tengan una buena calidad de crianza animal. Para Foodwatch, esto no es una solución, ya que simplemente aporta información sobre las diferencias en la forma en que se mantienen los animales, dejando a un lado su estado de salud. La organización alemana, ha elaborado tres puntos básicos, para mejorar la calidad de vida de los animales durante su crianza:

  • Registrar sistemáticamente el estado de salud de los animales en todas las granjas.
  • Introducir un índice de salud que permita realizar comparativas y saber que granjas tienen animales enfermos, o llevan a cabo perfectamente su cometido para mantener sanos los animales.
  • Ayudar a las granjas en las cuales sus animales tengan una mala salud. En caso de que las granjas no rectifiquen y mejoren el estado de sus animales, imponerles consecuencias graves, como por ejemplo recorte de los subsidios agrícolas o prohibirles la crianza de animales. Por otro lado, incentivar y premiar a los ganaderos que realicen bien su labor.

Para conseguir este cometido, Foodwatch ha empezado una recogida de firmas, con el objetivo de meter presión al Ministro Federal de Alimentación y Agricultura del país.

Compártelo