Granada: la fruta con pepitas y del amor

La granada es el fruto del árbol del granado un árbol o arbusto con origen en Oriente Medio y que se ha extendido por casi todo el mundo. Su cultivo predomina en zonas templadas y cálidas, desde el nivel del mar hasta los mil metros de altitud. Es una de las frutas con más pepitas, la buena noticia es que son justo la parte que es comestible. Por esta misma razón, este alimento es símbolo de fertilidad, amor y la prosperidad en muchas culturas, en especial la judía y la china.

La granada, una fruta muy saludable

Sus principales beneficios repercuten en nuestra salud. Además, es cada vez más interesante gastronómicamente y cada vez más apreciada por muchas personas. Tiene un alto poder antioxidante por su nivel en polifenoles, antocianinas y taninos. También en vitaminas contiene buenos niveles de provitamina A, vitamina B y C. En cuanto a minerales nos aporta magnesio, hierro, calcio y potasio. Es importante destacar su bajo nivel de azúcar, lo que la hace interesante para muchos tipos de dietas.

Cabe destacar que su alto nivel de antioxidantes es un gran aliado contra el cáncer de próstata así como su alto nivel de fitoestrógenos ayuda a las mujeres en el periodo de la menopausia. Su recolección empieza dependiendo de la variedad y el lugar de cultivo desde finales de verano hasta finales de otoño. La mayoría de las variedades son de un color rojo o anaranjado. Para la extracción de las pepitas una vez partida la granada es de gran ayuda una cuchara para eliminar la parte blanca, ya que esta aporta un sabor áspero. Puedes encontrarlas incluso ecológicas.

Su sabor es dulce, algo amargo y áspero. Con estos atributos es aconsejable maridarla con frutas algo más dulces o alimentos algo más grasos tales como el aguacate, el salmón, la naranja, la uva, la miel... La granada no se cocina y es un aconsejable acompañante a todo tipo de ensaladas mientras dura, eso sí, su corta temporada de consumo. Puedes ver aquí algunas recetas para comerlas.

Translate »