Origen de la pizza con piña, la más polémica

Es seguramente una de las pizzas más a debate entre los consumidores, a favor o en contra de comerla siempre según el gusto personal. Ese que no entiende de puntos intermedios: o la amas o la odias. Pero, ¿sabes cuál es el origen de la pizza con piña? Aquí te lo vamos a desvelar junto a toda la historia de este polémico plato de fast food que integra a la fruta tropical con los típicos ingredientes de la receta e incluso jamón york. Se la conoce también como hawaiana, pero detrás de su nacimiento hay mucho más. Muy atento porque conocer bien manjar no te dejará indiferente, seas de los amantes o los ‘haters‘.

Ni en Hawai ni en Italia, ¿quién creó esta pizza?

La historia del origen de la pizza con piña es bastante curiosa y difícil de intuir porque no tiene ninguna relación ni con la región cuna del ingrediente que genera tanta polémica ni con Italia. Ni siquiera el hecho de que se la conozca como hawaiana la vincula al destino paradisíaco americano. Con estas premisas descartadas por completo, su lugar de nacimiento sí se acerca un poco a América. A pesar de que esté ubicado bastante más al norte del continente, en comparación con las tierras sureñas, de donde es nativa la piña. Una fruta tropical que se coló en la receta italiana concretamente en Ontario (Canadá), allá por la década de los 60.

El propietario de un local llamado Satélite Restaurant tuvo la original idea de añadir dicho elemento, sin poder imaginarse la que iba a liar a largo plazo. Una vez que se expandió por todo el globo la sorprendente pizza, comenzó a ganarse la buena o la mala fama, en función de los paladares que la iban degustando. Ahora bien, ¿quién era aquel chef y cómo se le ocurrió semejante maravilla o ‘crimen’, según los gustos? Su nombre era Sam Panopoulos, un griego afincado en territorio canadiense hasta su fallecimiento en 2017. El origen de la pizza con piña fue su gran aportación a la gastronomía, aunque en ese momento los comensales más tradicionales del plato no le habrían permitido innovar de tal manera.

Así fue el origen de la pizza con piña

Efectivamente, fruto de la innovación surgió la polémica receta, que en aquellos años todavía estaba por completarse. Ahora es impensable imaginar una pizza sin masa y salsa de tomate, pero esta unión era casi exótica, apenas se podía encontrar en el país. De ahí que Panopoulos -que se había deleitado del manjar en un viaje a Nápoles– comprase un pequeño horno en Chatham (al sudoeste de Ontario) y comenzase a ofrecer porciones. Con todo tipo de ingredientes, desde pepperoni hasta champiñones.

Hasta esos alimentos, era todo normal, pero unos años más tarde decidió probar con la fruta tropical amarilla por pura “diversión”. Había observado cómo se mezclaban distintos sabores en la cocina asiática con éxito, así que quiso probar. Eso confesó a la BBC en una entrevista en la que también concretó que quería “ver cómo se iba a degustar entre el público”. Esa combinación de sabor -el dulce de la piña y el salado del jamón– fue todo un éxito. Aunque poco a poco con el paso del tiempo a algunos les pareciese un pecado.

origen de la pizza con piña

Pizza con piña

Entonces, ¿por qué se llama hawaiana?

Otra curiosidad procede del nombre con el que se fue popularizando tras el origen de la pizza con piña. Resulta que el cocinero griego utilizó en sus primeros experimentos una marca hawaiana que comercializaba dicha fruta en conserva. Cabe recordar que en 1959, Hawai pasó a ser un estado de EE.UU y se expandieron sus alimentos tropicales por Norteamérica. Por tanto, se le terminó asociando dicha nacionalidad a un producto que “gustó porque en esos días nadie estaba mezclando dulce y amargo”. Se podía innovar, Panopoulos lo hizo y triunfó. Después, conforme fueron surgiendo las franquicias a lo largo de las segunda mitad del siglo XX, este tipo de pizza también logró situarse en la carta ofertada por esos establecimientos. Al final era un ingrediente más, cuyo precio no era caro y que podía encontrar adeptos entre los consumidores.

Motivo del popular debate

Pero el paso de los años y las décadas terminó convirtiendo a la pizza hawaiana en objetivo de críticas, esas de sus detractores. Ya no solo por no gustarles la fusión dulce-salado, sino por considerarla una aberrante mezcla. ¿Por qué? Varios son los argumentos que exponen esos ‘haters‘, aunque el que más se escucha y lee en redes sociales a día de hoy está vinculado al poco respeto por la tradición canónica de la receta napolitana. Otro que está popularizado alega que se trata de “una variedad o especie distinta” de pizza, más cercana a un “postre” que a una comida o cena.

Parece que lo de integrar fruta en una elaboración salada no convence (y sí horroriza) a algunos. Eso sí, a otros les parece una auténtica obra maestra. Esa que creó un humilde chef que –sin patentar su idea- fue el gran artífice del origen de la pizza con piña. Asquerosa o deliciosa, ahí sigue, compitiendo con otras variedades que, por supuesto, no tienen la suerte de ser tan famosas como ella. Así que bueno, ahí te dejamos la cuestión, ¿amante o detractor?