Bolsitas de té y microplásticos, ¿peligro?

Tomar una infusión a cualquier hora del día es una de las tareas cotidianas más comunes, siempre en busca de los beneficios saludables que tienen las especias naturales. Pero la que, hasta ahora, ha sido una bebida completamente sana, podría no serlo tanto, según un estudio de la Universidad McGill de Montreal (Canadá). Se ha descubierto que las bolsitas de té liberan millones de partículas de microplásticos cuando se calientan, en unas cantidades muy superiores a las detectadas en otros alimentos o bebidas. Sin embargo, ingerir estos materiales imperceptibles para el ojo humano no supone una amenaza para la salud. De momento, se desconoce si existen efectos perjudiciales. Conoce más aquí.

Proceso, análisis y conclusión sobre las bolsitas de té

El estudio ha sido desarrollado en el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad McGill de Montreal (Canadá) para hallar respuesta a la creciente preocupación por los plásticos en alimentos. Este es un tema de inquietud mundial y cada vez son más las empresas que tratan de sustituirlos por otros materiales. Es el caso de las bolsitas de té, aunque todavía quedan muchas marcas que mantienen el polipropileno. Se trata de un material resistente al calor, que garantiza el sellado y la consistencia de las bolsas mencionadas. De esta forma, es posible la infusión sin el peligro de descomposición al contactar con el agua caliente.

A pesar de que eso no es una novedad (ya se sabe desde hace tiempo), sí existía antes la sospecha de que algunos plásticos migrasen hacia la bebida durante ese proceso. Por tanto, esta investigación ha corroborado esa hipótesis, tras analizar cuatro variedades de té comerciales con bolsas diferentes, pero con plástico. Después de vaciar y lavar las bolsitas de té, las calentaron simulando la infusión tradicional. Ahí se dieron cuenta de que una sola unidad liberaba 11.600 millones de partículas de microplásticos y 3.100 de nanoplásticos. Mucho más que los niveles encontrados en otros productos como la sal, el agua embotellada o el pescado de agua dulce.

bolsitas de té

Pero eso no es todo, ya que los expertos también quisieron averiguar si existía riesgo para la salud el ingerir la bebida con esa enorme cantidad de material plástico. Sobre pulgas de agua, analizaron las reacciones de estos crustáceos planctónicos al tomar ese agua y detectaron anomalías anatómicas e incluso de comportamiento. Preocupante, aunque toca seguir investigando para saber realmente si hay riesgo o no para nuestra salud. ¿Terminarán desapareciendo del mercado al completo estas bolsitas de té? ¿Qué materiales se usarán en sustitución del polipropileno?