Carne humana: ¿es nutritiva?

¿Cómo es la carne humana desde el punto de vista nutricional? El canibalismo existe desde hace millones de años. Es horrible, ¿verdad? Actualmente se trata de un tabú en nuestra sociedad. Es algo impensable. No obstante, era una práctica que llevaban a cabo nuestros ancestros. Y sí, hay pruebas. Por esa razón los antropólogos, historiadores y científicos buscan incesantes respuestas para entender su comportamiento. Lo más fascinante y que más llama la atención es que los rituales caníbales sobrevivieron al  mayor cambio cultural de la historia.

El canibalismo en el Paleolítico

Los hallazgos encontrados en Gran Dolina Y La Cueva de El Mirador en Atapuerca (España), en Gough’s Cave (Reino Unido), en Fontbrégoua (Francia) y Herxheim (Alemania) presentan varias similitudes. Todos los episodios sucedieron desde hace 20000 hasta hace 4000 años. En todos ellos los humanos utilizaron cráneos humanos como copas. Prácticas rituales que apuntan al canibalismo. Palmira Saladié, investigadora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución (IPHES) también está desconcertada. Le sorprende esta conducta en un periodo tan largo y repleto de transformaciones:

«Vemos esas prácticas en sociedades del Paleolítico, que vivían como cazadores recolectores, del Neolítico [con la introducción de la agricultura y la ganadería] e incluso en la Edad de Bronce, cuando ya se utilizaban los metales. Son periodos muy amplios y distintos y vemos una conducta que lo atraviesa todo. Y no sabemos por qué»

Canibalismo Atapuerca/ Carne humana

Canibalismo en Atapuerca/Fuente: Republica.com

La acumulación de pruebas de canibalismo durante el Paleolítico y Neolítico revelan que se trataba de una práctica frecuente. Lo más deseable para quedarnos más tranquilos es que se tratara de una cuestión de supervivencia. Sin embargo, todas las investigaciones señalan otras causas. Los actos caníbales pudieron deberse a venganzas en las luchas por el control de ciertos territorios con climas más cálidos y con abundante agua. Otras teorías también consideran un ritual de cariño para mostrar respeto a los muertos como una forma de que estos continúen entre los vivos.

La carne humana: ¿es nutritiva?

Lo que está claro gracias a un reciente descubrimiento es que la carne humana no es muy nutritiva. Es decir, no merece tanto la pena comernos. De hecho, James Cole, el autor de un estudio clave sobre la importancia calorífica de los episodios caníbales prehistóricos, lo corrobora. Así, afirma que si nos comparamos con otros animales, no somos para nada nutritivos. Un kilo de humano moderno contiene 1400 calorías mientras que animales y castores triplican la cantidad (4000 calorías). Además, existen varias enfermedades relacionadas con el consumo de carne humana como el kuru.

De ahí radica la importancia del estudio de Cole, ya que se descarta la práctica del canibalismo como una necesidad. A diferencia de los humanos modernos que, en la mayoría de casos en los que se ha practicado el canibalismo, ha sido por pura supervivencia. Un caso muy destacado fue el del equipo de rugby uruguayo en Los Andes. Sufrieron un accidente aéreo y quedaron varados en las montañas. Tardaron en rescatarlos 72 días y, por tanto, no les quedo otra que recurrir al canibalismo de sus compañeros muertos para sobrevivir.

Actualmente, el canibalismo es un tabú en nuestra sociedad y sólo se da en casos extremos como el relatado anteriormente. Aunque el estudio de James Cole es esclarecedor aún no se conocen exactamente las motivaciones de nuestros ancestros del Paleolítico. Si quieres saber más sobre este misterio prehistórico te recomendamos leer «¡No seas neandertal! Y otras historias sobre la evolución humana». La autora, Sang-Hee Lee, habla sobre todas las teorías acerca del canibalismo. Tampoco es que te incitemos a nada, ¡tienes muchas otras carnes donde escoger!

Compártelo