InicioTurismo gastronómicoEnoturismo (Page 4)

Enoturismo

Mediante el hastag que Valladolid es vino, la provincia castellana quiere promocionar estos días uno de sus principales atractivos turísticos. El objetivo que pretenden es sorprender al visitante con multitud de actividades. Todas relacionadas con el mundo vinícola.

En todo momento, de la mano de las cinco Denominaciones de Origen, con sus tres rutas certificadas. Las que ofrecen Cigales, Rueda y Ribera del Duero.

Valladolid es vino por todo esto

Tierra de contrastes entre puestas de sol y espectaculares cielos estrellados por las noches, la provincia vallisoletana está repleta de llanuras decoradas de viñedos. El río Duero y el Pisuerga riegan las cepas para que cada cosecha sea calificada de “muy excelente”. Así, sus botellas de vino ocupan una privilegiada posición en el mercado nacional e internacional.

Además, el rico patrimonio histórico y cultural de Valladolid supone otro atractivo más a los visitantes, que también llegan a la provincia en Semana Santa. Sus fiestas están declaradas de Interés Turístico Internacional. Pero eso siempre va a parte de la exquisitez vinícola que caracteriza a la región.

Valladolid es vino en sus más de 22.000 hectáreas y numerosas bodegas integradas en las cinco Denominaciones de Origen existentes. Son Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y Vinos de la Tierra de León. Las tres Rutas del Vino certificadas ofrecen visitas teatralizadas a bodegas, catas, rutas senderistas por las praderas vallisoletanas, románticos paseos, vendimias, experiencias deportivas y otras.

Amor, amistad y familia en Valladolid

Si te apetece vivir Valladolid en su máxima expresión, elige una de esas rutas y viaja ya para disfrutar en familia, con tu pareja o amigos. Podéis ver el Museo del Vino en Peñafiel o probar los platos de la gastronomía castellana bajo la luna. También pasear por las Riberas de Castronuño-Vega del Duero. 

En general, variedad de experiencias enoturísticas os esperan porque ya sabéis: ¡Valladolid es vino!

Grandes Productos Argentina

Escribe: Laura Litvin (@laulitvin)

A la provincia de Salta, en el norte argentino, se la conoce como ‘La Linda’. Ese apelativo tiene sus razones: sus valles y quebradas, sus caminos de altura y sus pintorescos pueblos la convierten en un lugar de ensueño para cualquier visitante. Además, es la tierra de las sabrosas empanadas y tamales y, por supuesto, del vino, donde se destaca el famoso Torrontés.

La ruta asombrosa por los Valles Calchaquíes

El circuito de los Valles Calchaquíes atraviesa distintos pueblos de ensueño con sus pintorescas casitas blanquecinas, valles, ríos y quebradas. También rocas con formas caprichosas, cardones y caminos sinuosos. Esos que llegan a las alturas más altas del país es un viaje hermoso.

Son alrededor de 500 km que se inician desde la capital salteña hacia la Quebrada de San Fernando de Escoipe. Pasando por Payogasta y Cachi (donde se cultiva un pimiento rojo con el que se elabora el reconocido pimiento de Cachi). Igualmente, recorriendo San Carlos y llegando finalmente a Cafayate.

A medida que se sube, podrás ver las terrazas donde se cultiva maíz, porotos y arvejas. Cruzará la famosa Cuesta del Obispo, llamada así porque en 1622 la máxima autoridad eclesiástica salteña – monseñor Cortázar – pernoctó en la mitad del camino.

La ‘Piedra del Molino’ marca el punto más alto de la cuesta (3348 m.s.n.m). La mejor sugerencia es que bajes del vehículo, respires y te dejes encantar por este paisaje increíble.

Sabores ancestrales y vinos de altura

Salta es territorio de empanadas (la receta local lleva papa), tamales, locro, humita o picante de pollo, platos con llama y escabeches de perdiz. Por supuesto, el vino salteño es protagonista de la vitivinicultura argentina. Los Valles Calchaquíes comprenden unas 3000 ha de viñedos de altura (entre los 1500 y 2500 metros). Gozan de más de 300 días de sol al año, suelos pobres y una gran amplitud térmica entre el día y la noche.

En los últimos años, varias cepas encuentran en este terruño gran potencia, como el Cabernet Sauvignon y el Tannat, el Cabernet Franc y el Petit Verdot. Pero es sin duda el Torrontés la variedad blanca que aquí se expresa con excelencia desde tiempos ancestrales. En la Argentina hay 3 tipos de Torrontés: el mendocino, el sanjuanino y el riojano. Este último se expresa muy bien en Cafayate y ha ganado premios internacionales.

Valles Calchaquíes

En Cafayate, recorre las bodegas del ‘Camino del vino’ y disfruta de sus degustaciones y las distintas propuestas de cada establecimiento. Podrás cabalgar entre viñedos, jugar al golf o disfrutar de un spa. Sólo querrás volver.

Este viernes 18 de enero se presenta en Gandesa (Tarragona) la Ruta del Vino de la Terra Alta. Un proyecto colaborativo entre el Consejo Comarcal de la Terra Alta y la Denominación de Origen Terra Alta. El proyecto supone un importante paso adelante en la promoción de la oferta enoturística de la zona desde un punto de vista global y conjunto.

Se han involucrando a todos los actores que intervienen. Desde las bodegas hasta restaurantes, asociaciones culturales, empresas de alojamiento u otras que ofrecen servicios turísticos.

Una presentación esperada de Terra Alta

La presentación de la Ruta del Vino tendrá lugar a las 19 h en la Oficina Municipal de Turismo de Gandesa. Se realizará de la mano de Carles Luz, presidente del Consejo Comarcal de la Terra Alta y Joan Arrufí, presidente del Consejo Regulador de la DO Terra Alta.

Este acto servirá para dar a conocer el material divulgativo de la Ruta, donde se pueden consultar las diferentes actividades enoturísticas que se ofrecen en la comarca.

En el acto estará presente también David Esteller, consultor especializado en enoturismo y director de Tourislab. Esta empresa ha sido la encargada -junto con DCB Turisme– de la búsqueda y estructuración de la oferta enoturística de la Terra Alta para desarrollar la Ruta del Vino.

El lugar de la garnacha blanca

El trabajo realizado pone de manifiesto la importancia de la segmentación y la especialización de la oferta enoturística. Podemos encontrar actividades de diferente temática y dirigidas a diferentes públicos.

Así, en el material divulgativo se presentan las bodegas que ofrecen visitas y otras actividades de enoturismo. También cursos de iniciación a la cata de vinos, catas verticales, talleres de vendimia o visitas arquitectónicas e históricas.

Además, se proponen también actividades gastronómicas, experiencias para familias o propuestas entre viñas. Todo ello para descubrir este territorio reconocido como el alma de la Garnacha blanca.

Con esta iniciativa se busca popularizar la comarca como destino enoturístico, no solo en Catalunya sino también a nivel internacional. De esta forma, se beneficiarán todos los agentes involucrados y se potenciará el modelo territorial y económico de la comarca.

Translate »