el mejor material para conservar el queso

La clasificación de los quesos se puede ver desde muchos puntos de vista y todos ellos son válidos. Por supuesto, si dejamos a un lado las clasificaciones oficiales de cada país. Ya sean por zona de elaboración o por zona geográfica de producción. Los quesos se pueden dividir según diferentes criterios.

Diferente clasificación de los quesos

 

Tipo de leche y tiempo de maduración

Por tipo de leche, los quesos se dividen entre los de vaca, cabra, oveja, búfala y la combinación de algunos tipos de estas leches. Son los llamados quesos de mezcla, que combinan en la mayoría de casos leche de vaca, oveja y cabra.

Otro tipo de clasificación es por el tiempo de maduración de estos quesos. Desde el tierno, con una maduración de menos de siete días. Los semi-curados, de 20 a 35 días. Curados, de 40 a 100 días, los quesos viejos, de 100 a 150 días. Finalmente los añejos, de hasta 270 días.

Tipo de elaboración y tipo de pasta

También existen clasificaciones de los quesos por el tipo de elaboración y por el tipo de pasta. En este caso, se distinguen entre queso fresco, quesos fundidos y madurados. En estos últimos nos encontramos a su vez con diferentes tipos de quesos. Primero está el queso de pasta blanda como el camembert, luego los quesos de pasta prensada como el manchego y el gouda. Por último, los quesos de pasta azul como por ejemplo el cabrales.

Intensidad del gusto

Una clasificación interesante desde el punto de vista del consumidor es según la intensidad del gusto, aunque es muy subjetiva y personal. Este grupo se ordena entre los quesos de gusto fresco, como los quesos tipo Burgos. Pasando después por los quesos de intensidad pronunciada como sería un queso gruyere. Los quesos fuertes es donde están casi todos los quesos azules. Hasta los quesos de gusto muy fuerte donde están los quesos añejos.

Tratamiento de la leche

Por último, no nos podemos olvidar de la clasificación según el tratamiento que se le da a la leche. Aquí hay dos grandes grupos: los quesos elaborados con leche cruda y los quesos elaborados con leche pasteurizada. Podríamos añadir un tercer grupo en el que la leche está sometida a un tratamiento distinto. No llega ni a la temperatura ni al tiempo de la pasteurización. Se eliminan parcialmente los posibles elementos patógenos de la leche.

Compártelo
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.