El exclusivo vino de la Torre Eiffel ya es una realidad

Desde su construcción en el año 1889 para la Exposición Universal, la Torre Eiffel ha sido testigo de cientos de hechos históricos en la capital francesa. Por entonces, la región aún era vitivinícola. Este icono -protagonista de innumerables películas, cuadros y fotografías- ahora posee también su propio vino, con el que intenta reactivar la producción vinícola. El protagonista es el Chai de Tour Eiffel, así se denomina el primer vino envejecido en el símbolo parisino. Pero ¿qué y quién ha impulsado este proyecto?, ¿dónde lo puedes catar? ¡Aquí te lo desvelamos todo!

Dónde nace el proyecto

La idea fue de Adrien Pélissié, cofundador de la finca La Bouche du Roi y de la empresa Winerie ParisienneSe trata de una joven compañía, nacida en 2015, que ha instalado la primera bodega urbana en la capital francesa desde los años sesenta, en Montruil. Allí vinifica y madura las uvas recolectadas en la mayoría de las comarcas vinícolas de Francia. Adrien Pélissié encabeza este proyecto junto a Julien Bengue y Julien Brustis. 

Botella del vino Chai de la Tour Eiffel

Botella de Chai de la Tour Eiffel | Foto: @la_bouche_du_roi

“Después de producir vinos en regiones vitivinícolas consolidadas, nos instalamos en la capital convencidos del notable potencial agrícola de la región, que esconde terruños muy interesantes para la viticultura”, aseguran desde Winerie Parisienne.

La iniciativa salió adelante en 2019 con el apoyo de la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel (Sete), empresa que administra el monumento, y Sodexo. Ahora ya ha visto la luz una primera botella, un Merlot con un color rojo intenso y aromas a fruta fresca. “En boca, el ataque es vivo y tenso seguido de una estructura elegante, taninos finos y sedosos. Este equilibrio da un vino fresco y radiante”, describe el Domaine de la Bouche du Roi.

Reactivar la vinicultura francesa

El propósito de este vino es dar visibilidad a la comarca vinícola de la Isla de Francia, donde se cultivan los viñedos para la elaboración del Chai de la Tour Eiffel. La zona no es conocida por su viticultura, por lo que pensaron que asociándola a un gran icono, su vino lograría prestigio. “Para que la gente descubriera la existencia de una producción local en la Isla de Francia era necesario asociarse con un símbolo fuerte. Es la mejor manera de poner el foco en una industria naciente”, afirma Adien Pélissié para Les Echos.

Bodegas en el primer piso de la Torre Eiffel

Bodegas en la Torre Eiffel | Foto: @la_bouche_du_roi

Las viñas se cultivan orgánicamente desde 2017 en la llanura de Versalles, en las Yvelines, propiedad de la Wineirie Parisienne. A las tres hectáreas plantadas ese año, se sumaron siete en 2018 y otras trece durante el confinamiento.

En octubre del 2019, una parte de la primera cosecha se transportó al primer piso de la Torre Eiffel, a 57 metros de altura. Allí se ha desarrollado la maceración de la bebida en barricas diseñadas especialmente para que cupiesen en el montacargas del monumento. La repentina bodega está abierta para los visitantes de la Torre Eiffel, con vistas al Campo de Marte.

La primera cata de este vino se produjo el pasado 24 de septiembre, cuando se embotelló el ejemplar. Solo unos pocos afortunados pudieron degustar este Merlot en un limitado evento.

Dónde conseguir una botella del vino de la Torre Eiffel

De momento solo se van a embotellar 300 unidades de Chai de la Tour Eiffel. El precio es de 80 euros cada una, pero solo se podrá acceder en exclusiva en la página web de La Buche du Roi y, a partir de octubre, en Printemps du Goût.

El interior del paquete incluye una invitación para descubrir la finca en la que se cultivan los viñedos. Así pretenden fomentar el enoturismo en la Isla de Francia, un lugar castigado por la filoxera, un parásito de la vid. Hasta finales del siglo XIX, la región albergaba más de 40.000 hectáreas de viñedo.

El proyecto tiene como objetivo presentar a turistas y parisinos el regreso de la industria vinícola local y, al mismo tiempo, impulsar a París como capital moderna del vino.

Las previsiones apuntan que habrá, al menos, una segunda añada de este vino de la Torre Eiffel, ya que acaba de comenzar un nuevo ciclo de vinificación.

Por lo que, si eres un amante del buen vino, no pierdas la esperanza, seguro que pronto podrás catar una copa de de este exclusivo Chai de Tour Eiffel. Y ya sabes que si viajas París, puedes aprovechar para hacer un poco de enoturismo y descubrir los viñedos de la Isla de Francia.