Al sureste de la provincia de Badajoz existe un diminuto pueblo en el que se cultiva el mejor garbanzo español. A mucha honra, los habitantes de Valencia del Ventoso continúan con la tradicional cultura de una legumbre que ellos mismos califican de mágica. En este reportaje vas a descubrir por qué es tan reconocido y famoso este alimento autóctono del campo extremeño, así como la celebración, año tras año, de una fiesta que gira en torno a él. Si eres un amante de este ingrediente estrella de multitud de cocidos y guisos, te interesa conocer todo sobre los garbanzos mágicos.

La fama histórica de Valencia del Ventoso

Aunque sea un pueblo de menos de 3.000 habitantes, su historia está basada en el mejor garbanzo español. Porque desde hace siglos se cultiva este producto en campos que rodean al municipio, enclavado entre Zafra y el límite provincial con Huelva. Las legumbres han sido siempre esenciales en la dieta mediterránea por su importante aporte de nutrientes, muy beneficiosos para la salud. Por eso, desde pobres hasta ricos, en tiempos pasados se consumían con frecuencia. Fue así como el rey Carlos III y también Luis XIV, monarca francés, solo querían comer garbanzos de Valencia del Ventoso. Esto es lo que aguarda la tradición oral de la localidad extremeña.

plato de garbanzos

Plato de garbanzos cocidos

Esa gran fama histórica de dicha legumbre también está documentada en un manuscrito del siglo XIX, conservado en el convento de Aguasantas, en el municipio de Jerez de los Caballeros (Badajoz). Incluso el Diario de Huelva, allá por 1910, publicaba una información relativa al producto. Pero, ¿por qué motivo está considerado el mejor garbanzo español, comparado con otros que se cosechan y comercializan en otras partes del territorio nacional?

Los secretos del mejor garbanzo español

Para poder arrojar un poco de luz sobre las razones por las que Valencia del Ventoso tiene tanto prestigio por sus garbanzos hay que comenzar por la tierra de cultivo. Es un terreno de barro que aguanta condiciones climatológicas adversas como la falta de agua. Es fértil así para la cosecha de esta legumbre de secano, que no necesita ni precipitaciones ni casi abonos. Por tanto, de forma ecológica y sin el uso de productos químicos, se pueden obtener excelentes granos. Luego, el clima ayuda mucho, pues en la comarca reinan las escasas lluvias durante todo el año. En esas temporadas que las nubes están más activas, se puede notar después en la producción de este alimento.

A esos dos factores externos hay que sumarle uno que ya sí tiene que ver directamente con las semillas de los garbanzos, unas que son autóctonas del pueblo, heredadas de generación en generación. Así es como los agricultores valencianos (así se les llama a los habitantes de Valencia del Ventoso) han continuado trabajando en este cultivo. Además, sin dejar atrás otro de los secretos del éxito del mejor garbanzo español: el proceso de siembra y recolección a mano. Un proceso de mimo que da como resultado un producto de alto valor gastronómico. De gran tamaño, harinoso y de piel fina, logra deshacerse en la boca del comensal, ofreciendo un sabor mantecoso. Quizás por todos estos aspectos dicen que es mágico.

el mejor garbanzo de España

Garbanzos

Cosecha y fiesta en el Día del Garbanzo

La siembra de garbanzos comienza en febrero y se prolonga durante marzo, meses en los que los agricultores se echan el costal al hombro. Van repartiendo las semillas por todos los surcos abiertos en la tierra. Aunque esta sea u na labor dura, lo bueno del del cultivo es que no necesita más cuidados durante el año. Ya a finales de julio, con los campos a rebosar del dorado de los tallos nacidos, arranca la recolecta de los gajos. Tras ella, se trillan y se criban todos los garbanzos para limpiarlos en el último paso.

Después, la comercialización a gran nivel apenas existe, al tratarse de un producto muy local con tampoco masivas hectáreas de cultivo. Así pues, la mayoría de la producción es vendida directamente por el agricultor, de forma particular o en comercios de Valencia del Ventoso y pueblos colindantes. Los propios valencianos recomiendan visitar la localidad pacense para comprar varios kilos del producto, teniendo para todo el año. Y la mejor época para acudir allí es agosto, cuando se festeja organiza una feria gastronómica en el Día del Garbanzo.

el mejor garbanzo español

Feria del Día del Garbanzo / Foto: extremadura.com

Cada año, esa celebración tiene lugar un día diferente. Se homenajea la cultura que tiene en el pueblo dicha legumbre con hasta una exposición sobre ella e incluso un concurso anima la jornada. En él, las peñas participantes deben elaborar un rico cocido según la receta tradicional que incorpora al ingrediente por excelencia, junto a otros de toque particular y al gusto. Al final del certamen, se entregan tres premios en forma de pucheros de oro, plata o bronce. ¿Y qué pasa con tantos cocidos preparados? ¡El público visitante puede degustar un plato de manera gratuita! Así que ya sabes, si te gusta este alimento tan saludable, descubre el mejor garbanzo español.