Filantrópico, tómate un café social

Filantrópico, una empresa 100% social, comprometida con el bienestar social y el medio ambiente. La filantropía es la tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada, incluso a costa del interés propio. Su nombre le viene como anillo al dedo. Filantrópico destina el 100% de sus beneficiosproyectos sociales y a ONGs. No reparten dividendos y los sueldos están limitados. Su razón de ser: «Convertir cada taza de café en una oportunidad para quienes más lo necesitan, sin dañar el planeta». Si quieres saber cómo funciona esta empresa ¡sigue leyendo!

Filantrópico: una empresa 100% social

Filantrópico no es una startup al uso, ya que es una empresa social. Bien es cierto que comparten una característica: sus ventas se centran en el mundo online. Sin embargo, la financiación es diferente. Su fundador, abogado y emprendedor, Javier Sanz ha concedido al espacio Madrid Trabaja de Telemadrid una pequeña entrevista dónde nos releva algunos de los detalles de la compañía.

Filantrópico

Filantrópico destina el 100% de sus beneficios a proyectos sociales/Fuente: Filantrópico

El equipo de Filantrópico actúa bajo el lema «Juntos dejamos poso», ya que sus principales objetivos se basan en la acción conjunta (empresa y consumidores). Así, los propósitos de la compañía son los siguientes. En primer lugar, generar recursos para las organizaciones sociales. En segundo lugar, insertar laboralmente a personas con discapacidad y grupos vulnerables ¿Cómo? Creando puestos de trabajo en toda la cadena de valor para ellos concediéndoles así las oportunidades laborales que tanto necesitan.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

La iniciativa surgió por el potencial que suponía el mercado de café en España. Más de 22 millones de personas consumen café al día. Estos datos más el compromiso social y medioambiental de Javier y su equipo han conformado la receta perfecta para su éxito. Estuvieron un año madurando el proyecto hasta lanzarlo al mercado. Lo presentaron a principios de octubre en el South Summit en el que fueron el café oficial. A las startups que asistieron les gustó tanto el café como el proyecto y no dudaron en ponerse en contacto con Filantrópico para incorporarlo a sus oficinas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Filantrópico (@filantropico_es)

Filantrópico ofrece su café social en tres formatos: cápsulas (para aquellos que tienen menos tiempo), molido (para los que les gusta la cafetera) y en grano (para los más tradicionales). Sus cápsulas no son ni de aluminio ni de metal, son compostables cumpliendo así con su objetivo medio ambiental. Es decir, son residuos orgánicos. El café procede de la región latinoamericana: Brasil, México y Colombia. Ya trabajan con agricultores con dificultades de financiación que producen café de forma sostenible.

Sin embargo, continúan estrechando el círculo para contactar con agricultores y plantaciones concretas que satisfagan las necesidades de impacto social y medioambiental. Además, la idea es extenderlo a otros continentes, ya que sus clientes demandan, por ejemplo, el café de África. Por tanto, logran un triple impacto social en origen (desde los agricultores están generando impactos sociales positivos). Y en la cadena de transformación continúa. Crean empleo para las personas vulnerables y con discapacidad en España, principalmente en Madrid. Y también, crean puestos de trabajo en el área de marketing y comunicación. 

¿Es su precio mayor que el resto de cafés del mercado?

Javier Sanz ha querido dejar claro que, aunque sea una empresa sin ánimo de lucro, es una empresa que compite en el mercado. Es decir, los precios son equiparables al precio de mercado y su objetivo es competir con las grandes empresas de café en España. Su precio no conlleva ningún incremento adicional para hacer las donaciones, sino que son los beneficios los que se donan.

Tocar un coste de una caja de embalaje o tocar el coste de cualquier cosa afecta a todo el modelo. Estamos todo el día planificando eso. Luego hay que planificar la tesorería aparte y también es difícil porque cuando eres una empresa 100% social no eres la típica startup al uso donde te financias con inversores externos, sino que lo estamos haciendo a pulmón. Con nuestros recursos propios. Con nuestros ahorros. Nos está costando más esfuerzo y más tiempo. Llega un momento en el que estás un poco apretado con el presupuesto.

El esfuerzo por mejorar el bienestar de la sociedad, en concreto de los colectivos más vulnerables, y preservar el medio ambiente no debe ser una acción aislada. Premiemos el sacrificio de Javier y de todo el equipo de Filantrópico consumiendo sus cafés y compartiendo su idea. Ayudémosles a crecer. 

 

 

 

 

Compártelo