Más producto ecológico, más difícil su control

Te habrás preguntado alguna vez cómo saber si un producto de alimentación, elaborado o no, es realmente ecológico. En realidad saber si una empresa productora o elaboradora cumple con los requisitos y normativa ecológica es sencillo, basta con ver su certificado. La presentación de este en el envase es necesaria para cumplir la normativa pero ¿es suficiente garantía para evitar el fraude? ¿podemos estar seguros que es ecológico?

Existe el fraude de productos ecológico

Aunque algunos lo minimicen el fraude y la picaresca existe en el mercado del producto ecológico. Los productores deben pasar controles en cuanto a la producción pero no se certifican ni controlan las cantidades que salen con el certificado.

Cada empresa que forma parte del proceso de trazabilidad de un alimento debe estar controlado por una certificadora. Además el consumidor o cualquier persona de la cadena puede y debería exigir ver este certificado y su trazabilidad. En los productos envasados se identifica con un sello de la certificadora en el etiquetado pero no podemos ver su trazabilidad. Tampoco tenemos la certeza de que todas la empresas de la cadena posean los certificados de todos los ingredientes.

 

Productos a granel y el aumento de la producción ecológica

El tema aún se complica más cuando se trata de un producto a granel. Actualmente la venta a granel con el objetivo de evitar embalajes plásticos innecesarios está al alza. El consumidor de producto ecológico es consumidor de productos sostenibles y ecológicos. En estos casos las certificaciones ecológicas se pierden y el control se complica.

Todo ello es un grandísimo filón para todos los defraudadores y avispados que venden producto convencional al precio, justamente más alto, del producto ecológico. Además el control se hace más difícil en un momento que la superficie cultivada y las granjas ecológicas crecen fuertemente. Se complica aún más cuando el producto proviene de fuera de las normativas ecológicas europeas.

 

Patatas ecológicas. Foto: Información Gastronómica

Patatas ecológicas. Foto: Información Gastronómica

Paga la calidad y exige tus garantías

Los productos agrícolas ecológicos tienen una producción más  compleja. Estos cultivos no pueden utilizar pesticidas y la lucha contra las plagas con métodos biológicos son menos efectivas y más caras. La producción normalmente no es tan alta ya que no pueden utilizar abonos químicos. Sucede lo mismo en la ganadería ecológica ya que no se pueden utilizar según que medicamentos y su alimentación debe ser a partir de productos ecológicos. Todo ello tiene un precio superior que es justo pagar como una calidad superior.

Logo ecológico. Foto: Unión Europea

Logo ecológico. Foto: Unión Europea

También es justo exigir ver los certificados de producto ecológico, los albaranes o facturas para ver su procedencia. Cualquier productor, elaborador, tienda o cadena de supermercados que venda producto ecológico debería mostrar su trazabilidad. Sucede los mismo en restaurantes y “caterings” de universidades, colegios, guarderías etc. Los padres deberían poder tener acceso a estos productos y su trazabilidad ya que pagan por un producto que debe mostrarlo. La Unión Europea no permite que restaurantes utilicen este logo pero si se puede exigir en sus ingredientes.

El consumidor exigente el mejor aliado del sector ecológico

No nos conformemos con un logo impreso de producto ecológico, este tan solo nos indica que  es un producto ecológico (bio, orgánico, etc..) y tenemos el derecho a tener los certificados que lo avalen así como su trazabilidad completa. Todos los productos que utilicen el sello o logo de producto ecológico deben contener un mínimo del 95% de su composición de productos ecológicos. Actualmente la tecnología permite mostrarlo de una forma sencilla, rápida y económica.

 

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.