Queimada gallega, la bebida mágica

Las fiestas más tradicionales del país son las que se han visto más afectadas por la crisis sanitaria que se lleva viviendo desde hace un año. Por ejemplo, ¿qué hay más raro que una noche de San Juan sin sus hogueras? Seguro que no conoces la respuesta, posiblemente no la haya. No obstante, existen celebraciones que pueden mantenerse en las casas. En el caso de la zona norte peninsular destaca sobre todo la queimada gallega. Una bebida capaz de hacer las delicias de todos los visitantes, sobre todo por el ritual que le rodea. ¿Estás preparado para dar tu trago más místico?

¿Qué es la queimada gallega?

Si todavía eres un novato en los conjuros culinarios, debes saber que la queimada gallega es una bebida alcohólica. La cual lleva consigo la complicada tarea de combatir maleficios y de que las lenguas cuentan que funciona como protección contra seres malvados. Es por eso que su origen se suelte atribuir a las poblaciones celtas que habitaron Galicia hace miles de años. Aunque, como es obvio, dicha teoría ha quedado totalmente descartada por los expertos. Esto es así porque el aguardiente, que es el principal ingrediente de esta bebida, no pudo ser destilado hasta la llegada del alambique a tierras gallegas, ya en el siglo XII.

Por lo que, sabiendo todo esto, el origen de la queimada gallega se suele situar un poco más cercano al tiempo actual. Más concretamente durante la Edad Media, tiempo en el que se introdujo el azúcar de caña, otro ingrediente principal de esta receta. Por otro lado, también se baraja que esta bebida sea fruto de la evolución natural del consumo de aguardiente en la Galicia rural, ya que tenía fama de medicina. Y es que, el antropólogo Xosé Manuel González Reboredo asegura que durante los años 50 se comienza a consumir dicho brebaje en reuniones sociales y familiares.

Queimada gallega

Queimada gallega. Fuente: GaliciaWalking (twitter.com)

La queimada gallega y los 4 elementos

Ha quedado bastante claro que el supuesto origen celta es más que discutido. A pesar de esto, la queimada gallega sigue guardando el misticismo y simbolismo de las antiguas culturas. Además, los amantes de la cultura del norte suelen decir que esta bebida simboliza los 4 elementos de la naturaleza. Los cuales son: la tierra, el agua, el aire y el viento. Cabe destacar que estos eran uno de los pilares de máxima importancia en las culturas antiguas.

En primer lugar, la tierra viene representada por el pote de barro cocido. Luego, el agua por el aguardiente y el aire por donde subirán y se multiplicarán las llamas. Y, por último, el fuego es el gran protagonista, ya que se supone que purificará las almas de aquellos que se beban la queimada. Además, este será el encargado de proteger a los consumidores de cualquier tipo de “meigallo”, mejor conocido como hechizo.

El gran conjuro

Has podido comprobar que la queimada gallega está rodeada de misticismo y fantasía. Pero, el componente mágico se muestra en su máximo esplendor cuando se pronuncia el tradicional conjuro: “Mouchos, coruxas, sapor e bruxas…” mientras se realiza la propia bebida. Sin embargo, aunque pueda parecer mentira, este poema, de claro matiz fantástico, fue creado en Vigo, en el año 1967 y de la mano de Mariano Marcos Abalo. Desde ese momento, el conjuro buscar echar fuera cualquier tipo de maleficio y espíritu maligno. Junto con todo esto, también es considerado como un tesoro popular.

Se podría decir que la queimada se ha convertido en un evento social. Sobre todo, por lo espectacular de su elaboración y por el componente místico que guarda y atrae a todo el mundo. Aunque es una bebida de la que se puede disfrutar durante todo el año, debes saber que es recomendable gozar de ella en los meses de verano, ya que es preferible elaborarla al aire libre y por la noche. Cuando las llamas muestran todo su esplendor. Es por esto, que es muy común tomarla durante la noche de San juan.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Natalia Figueroa (@terapias.nf)

Queimada gallega en tu propia casa

Si eres habitante la comunidad gallega o has visitado alguna vez estas tierras, seguro que ya has probado este manjar. Pero, si no has tenido aún esa suerte, debes saber que puedes elaborar esta rica bebida en tu propia casa. Solo vas a necesitar una botella de aguardiente, 150 gramos de azúcar blanco, un puñado de granos de café y una cáscara de limón. Cuando hayas reunido todo esto solo tienes que seguir los siguientes pasos.

  1. Incorpora todos los ingredientes en una cazuela. A poder ser de barro.
  2. Remueve con suavidad toda la mezcla.
  3. Para encender la queimada es recomendable extraer parte de la mezcla con el cucharón. Además, recuerda incorporar un poco más de azúcar y prende fuego.
  4. Cuando lo hayas encendido, introdúcelo en el resto de la mezcla para que el fuego se extienda.
  5. Por último, remueve la mezcla mientras recitas el conjuro que te hemos enseñado anteriormente.
Queimada gallega

Elaboración de la queimada gallega. Fuente: recetasgratis.net (pinterest.com)

Es imposible que después conocer en detalle a la famosa queimada no te hayan dado ganas de darle un buen sorbo. ¿Estarías dispuesto a envolver tu noche con esta bebida mística? Sus condiciones y sabor embriagarán tu paladar como nunca antes lo habían hecho. La queimada repelará cualquier espíritu así que… ¡no tengas miedo!

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.