Rooibos, ¿es realmente té como tal?

El conocido como té de rooibos no debería llamarse así ya que no proviene de ninguna variedad de la Camellia sinensis. Más bien se trata de un arbusto (Aspalathus linearis) originario de Sudáfrica, que se cultivaba en algunas montañas cercanas a ciudad del cabo. En realidad, su nombre en lengua Afrikáans significa arbusto rojo. También en algunos lugares lo llaman té rojo, por su color en una de sus variantes. Pero, ¿cuánto sabes de este producto con sus excelentes propiedades? ¡Te las contamos!

Un poco de historia

Aunque el rooibos en infusión se consumía antes, fue a finales del siglo XIX cuando los colonos británicos de Sudáfrica empezaron a consumirlo. Todo ello lo motivó el encarecimiento del té negro que venía principalmente de India y que en esos momentos, con muchos conflictos políticos, propiciaron problemas con la exportación del producto e incluso el aumento de su precio. Unas décadas más tarde ya era común beberlo en todos los lugares de la colonia británica, Estados Unidos y Europa central. 

Tipos de rooibos

Principalmente se encuentran dos variedades en el mercado. El tradicional se elabora fermentando las hojas del arbusto y por esta razón tiene un color rojizo. Por otro lado, el conocido como rooibos verde son las hojas del arbusto secas, pero sin fermentar.

La gran diferencia entre ellos es que el verde tiene un nivel de antioxidantes superior. Este normalmente se consume solo, mientras que el rojo se puede mezclar con otras hierbas en infusión.

Rooibos

Hojas de Rooibos

Sus beneficios

La gran diferencia del rooibos y el es que el rooibos no tiene cafeína. Esto la convierte en una infusión ideal para todas aquellas personas que no pueden o desean reducir su consumo. Es también perfecta para mujeres embarazadas y para tomarla antes de dormir.

Es una de esas infusiones interesantes para el control de la diabetes por contener un antioxidante, poco común, que ayuda al control del azúcar en sangre. También es un aliado para todas las personas con problemas de cálculos renales, al no tener ácido oxálico se puede consumir sin ningún problema.

El rooibos ayuda a controlar la hipertensión y es un buen protector cardiovascular. Su nivel de flavonoides actúa, como sucede con otros vegetales, como protector cardiovascular.

Por el contrario, en algunos estudios se observa que los consumidores habituales de este arbusto y que consumen algunos medicamentos, puede interactuar con el rendimiento de los fármacos. Se han descrito esos concretos que, suministrados en quimioterapia, generan alguna interacción. Así que asegúrate bien de este aspecto antes de beber con regularidad dicho que no debería denominarse así.

Ahora ya sabes un poco más sobre el rooibos, tómalo por sus beneficios pero sé prudente también.

Translate »