Grandes Productos Argentina

Escribe: Laura Litvin (@laulitvin)

A la provincia de Salta, en el norte argentino, se la conoce como ‘La Linda’. Ese apelativo tiene sus razones: sus valles y quebradas, sus caminos de altura y sus pintorescos pueblos la convierten en un lugar de ensueño para cualquier visitante. Además, es la tierra de las sabrosas empanadas y tamales y, por supuesto, del vino, donde se destaca el famoso Torrontés.

La ruta asombrosa por los Valles Calchaquíes

El circuito de los Valles Calchaquíes atraviesa distintos pueblos de ensueño con sus pintorescas casitas blanquecinas, valles, ríos y quebradas. También rocas con formas caprichosas, cardones y caminos sinuosos. Esos que llegan a las alturas más altas del país es un viaje hermoso.

Son alrededor de 500 km que se inician desde la capital salteña hacia la Quebrada de San Fernando de Escoipe. Pasando por Payogasta y Cachi (donde se cultiva un pimiento rojo con el que se elabora el reconocido pimiento de Cachi). Igualmente, recorriendo San Carlos y llegando finalmente a Cafayate.

A medida que se sube, podrás ver las terrazas donde se cultiva maíz, porotos y arvejas. Cruzará la famosa Cuesta del Obispo, llamada así porque en 1622 la máxima autoridad eclesiástica salteña – monseñor Cortázar – pernoctó en la mitad del camino.

La ‘Piedra del Molino’ marca el punto más alto de la cuesta (3348 m.s.n.m). La mejor sugerencia es que bajes del vehículo, respires y te dejes encantar por este paisaje increíble.

Sabores ancestrales y vinos de altura

Salta es territorio de empanadas (la receta local lleva papa), tamales, locro, humita o picante de pollo, platos con llama y escabeches de perdiz. Por supuesto, el vino salteño es protagonista de la vitivinicultura argentina. Los Valles Calchaquíes comprenden unas 3000 ha de viñedos de altura (entre los 1500 y 2500 metros). Gozan de más de 300 días de sol al año, suelos pobres y una gran amplitud térmica entre el día y la noche.

En los últimos años, varias cepas encuentran en este terruño gran potencia, como el Cabernet Sauvignon y el Tannat, el Cabernet Franc y el Petit Verdot. Pero es sin duda el Torrontés la variedad blanca que aquí se expresa con excelencia desde tiempos ancestrales. En la Argentina hay 3 tipos de Torrontés: el mendocino, el sanjuanino y el riojano. Este último se expresa muy bien en Cafayate y ha ganado premios internacionales.

Valles Calchaquíes

En Cafayate, recorre las bodegas del ‘Camino del vino’ y disfruta de sus degustaciones y las distintas propuestas de cada establecimiento. Podrás cabalgar entre viñedos, jugar al golf o disfrutar de un spa. Sólo querrás volver.