Tiene forma alargada pero no es rectangular como las barritas energéticas habituales del supermercado. Elaborado con tradición y artesanía en un municipio concreto de Cádiz, el alfajor de Medina Sidonia es otro de esos productos navideños distintivos. Ya no solo porque goza de Indicación Geográfica Protegida, sino porque es un dulce muy nutritivo gracias a los ingredientes que lleva su receta. En las siguientes líneas repasamos a fondo cómo es este particular manjar gaditano para que lo disfrutes en esta Navidad.

Manjar natural y contundente

Repasar la historia del alfajor de Medina Sidonia es hablar de uno de los dulces más antiguos que existen en Europa. Las primeras referencias que se tienen de su elaboración datan del siglo XV cuando ya se describían sus grandes cualidades como delicia para endulzar el paladar. Entre otros lugares donde la repostería ya destacaba, la de la localidad gaditana era todavía más relevante por su calidad. Poco a poco, la fama de los alfajores traspasó fronteras hasta llegar a disfrutarse por todas las civilizaciones europeas.

alfajor de Medina Sidonia

Alfajor de Medina Sidonia / Foto: aromasdemedina

Este producto era totalmente natural y esa esencia se mantiene en los obradores actuales que lo elaboran con materias primas de enorme calidad. También muy nutritivas, por ese motivo era consumido en la Edad Media como un complemento alimentario muy práctico gracias a su formato. Los árabes lo solían portar y comer para ganar suficiente energía con la que después atravesar el desierto. Una fuente energética muy interesante que incluso llegó hasta Latinoamérica.

Aunque es un dulce típico español, actualmente en muchos otros países del globo se produce y se consume, sin que sea obviamente igual que el alfajor de Medina Sidonia. Este último es inigualable como veremos a continuación pero fue por el originario que se popularizó en otros rincones. Era una reserva nutritiva ideal para afrontar travesías muy largas entre continentes.

¿Cómo es el alfajor de Medina Sidonia?

La receta que ha ido transmitiéndose de generación en generación desde los árabes se le llamaba antes “alajú”, que procede de una palabra árabe cuyo significado es “relleno”. Precisamente este aspecto le caracteriza porque de la mezcla de varios de sus ingredientes tradicionales nace el alfajor de Medina Sidonia.

Lleva miel pura de abeja que se calienta antes de añadirla a una masa conseguida con almendra, avellana, harina y pan rallado. Todo esto de manera artesana, incorpora también especias que le dan un toque diferencial al manjar. Cilantro, clavo, ajonjolí, matalahúva y canela en polvo.

Una vez que está lograda cada pieza con su forma cilíndrica y alargada, se pasa por un almíbar y se recubre de azúcar antes del último paso: el liado con papel de cada unidad. La textura que ofrece es crujiente pero dúctil, siendo así un bocado navideño de sabor que recuerda a los frutos secos que contiene, así como la miel. Puedes encontrarlos de distintos tamaños, con barritas desde los 40 gramos hasta el kilogramo.

Cabe recordar que está reconocido como Indicación Geográfica Protegida (IGP) con el vínculo de su elaboración y envasado tradicional en el pueblo gaditano. Así se protege su calidad desde el año 2004 como un dulce único que no falta en las mesas de los andaluces. En otros puntos de España se pueden encontrar versiones pero bien diferentes. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alfajor Brasil (@alfajorbrasil)

Alfajores de Aromas de Medina

Una de las familias dulceras más conocidas tanto del municipio como de la provincia de Cádiz es Aromas de Medina. Tienen varias tiendas entre dicho pueblo, La Línea, Algeciras y la capital gaditana, además de posibilitar los pedidos online a través de su web. Puedes disfrutar de sus alfajores en variedad de formatos a la venta. Son especialistas en este producto típico de las Navidades que se puede comer durante todo el año igualmente.

En resumen, el alfajor de Medina Sidonia es un dulce diferencial e inigualable con IGP que incluso sirve de complemento al que suelen recurrir los ciclistas. Y es que el aporte energético que tiene le permite ha permitido ganarse su fama hasta en el deporte. Te animamos a probarlo aunque siempre con responsabilidad.

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.