Arroz transgénico: ¿héroe o villano?

El arroz transgénico dorado lleva años en la palestra. Sus defensores auguran un futuro sin desnutrición gracias a los organismos modificados genéticamente. No obstante, hay quienes consideran que abrir la veda de la modificación genética traerá graves perjuicios para la salud y los ecosistemas. A continuación, examinamos ambas posturas. ¿Lo probarías? ¿Crees que es una buena alternativa en alimentación?

¿Qué es el arroz transgénico dorado?

Este arroz no es un arroz cualquiera. Este arroz transgénico ha sido modificado por científicos para que produzca betacarotenos. Gracias a esto crea la vitamina A. Ha sido clasificado como seguro en Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos y Filipinas. El último es el único país en vías de desarrollo donde es legal comercializarlo.

Niños pobres bangladesíes

Niños pobres bangladesíes. Fuente: Wikimedia Commons

Fue modificado por biólogos del Insitituto Federal Suizo de tecnología (ETHZ) y la Universidad de Friburgo. Le añadieron veintitrés veces más de betacarotenos de lo que tiene el arroz natural. Estos compuestos solo están presentes en las hojas del arroz en su versión de toda la vida.

Futuro utópico

Sus defensores destacan los beneficios nutricionales de este cereal. En los países pobres la población depende del arroz como alimento básico para subsistir. Este contiene poca vitamina A y, por ello, muchos niños crecen con carencias de esta. Su deficiencia produce debilidad inmunológica, ceguera y otras enfermedades.

Se estima que cada año mueren medio millón de niños en el mundo por déficit de vitamina A. En Filipinas un quinto de los niños sufre carencias respecto a este nutriente. Ahora que, tras múltiples estudios, es legal en el país asiático, podrá salvar miles de vidas.

Greenpeace y su cruzada contra los transgénicos

Greenpeace nunca ha dejado de oponerse fervientemente. Es más, en 2016 ciento diez premios Nobel le escribieron una carta. En esta le pidieron que dejase de luchar contra un producto que puede salvar cientos de miles de vidas. A pesar de ello, se mantiene en sus trece y no ha cambiado sus argumentos.

La organización ecologista asegura que no existe suficiente consenso científico sobre si el arroz dorado puede suplir carencias. Además, afirma que este alimento es el caballo de Troya para que los gobiernos abran la veda de la experimentación genética. También asegura que es solo un parche de las auténticas causas de la desnutrición.

Granos de arroz

Granos de arroz

Para la ONG, estas son la pobreza y la falta de una alimentación sana y equilibrada. Para Greenpeace, los gobiernos deberían promover programas con los que las personas con menos recursos lleguen a una alimentación variada. Así pues, también proponen empoderar para que cultiven sus propias frutas y verduras. Esto lo harían a través de huertos privados o comunitarios.

También declaran que el arroz transgénico puede contaminar otros arroces durante la cosecha, el transporte y la distribución de este. Aseguran que las semillas pueden mezclarse y producir polinización cruzada. De esta forma, acabarían con especies adaptadas al clima en los arrozales.

 

Respuesta de los científicos

En la respuesta a esta carta de la comunidad científica recalcó varios puntos importantes. No se opone a la manipulación genética como tal si se hace en un ambiente controlado. Un ejemplo es la producción de insulina a través de bacterias transgénicas. A lo que se opone es a la liberación de transgénicos al medio ambiente.

Estos pueden cruzarse y destruir la biodiversidad, como mencionamos antes. También le sentó bastante mal que los premios Nobel les acusen de crímenes contra la humanidad. Un punto interesante para mencionar es el de los patentes. Los ecologistas aseguran que la regulación de los transgénicos producirá que las multinacionales se hagan con las patentes como con los medicamentos.

Comparación entre arroz dorado y arroz blanco

Comparación entre arroz dorado y arroz blanco / Foto: Wikimedia Commons


En el caso del arroz transgénico dorado esto no funciona así. Fue desarrollado con fondos públicos para que lo use cualquiera que no pretenda enriquecerse. Por ello es un arroz con fines humanitarios. Cualquier agricultor que no gane más de diez mil dólares con su venta lo puede plantar sin pagar la patente.

Dejamos a tu libre elección tu opinión respecto al cultivo de este cereal. Por lo menos te hemos expuesto los principales argumentos de ambos puntos de vista. ¿Probarías el arroz transgénico? ¿Te parece un buen cultivo de futuro?