Información alimentaria engañosa, basta ya

La Unión Europea se ha puesto seria. A partir del próximo 1 de abril entrará en vigor un nuevo decreto que recoge una serie de pautas para evitar la información alimentaria engañosa y confusa. El objetivo es evitar que en las etiquetas de los alimentos figuren denominaciones o adjetivos que realmente no se ajustan a los ingredientes utilizados. Es el caso de esas paellas que se comercializan como “valencianas” cuando, en realidad, el arroz no es ni español. Un ejemplo claro y español entre tantos otros que terminan confundiendo al consumidor. Tanto desde FIAB como Facua han valorado esta nueva medida, aunque habrá que ver cómo se aplica. Te contamos aquí todo sobre ella.

Así es el reglamento de la Unión Europea

Consta solamente de tres folios, es muy breve pero deja claro que lo que pretende es acabar con toda esa información alimentaria engañosa. Antes de entrar en dicha materia, te explicamos a qué se refiere la Unión Europea con ello. Porque si no estás acostumbrado a fijarte en las etiquetas de los alimentos que compras, en el apartado concreto de sus ingredientes y origen de los mismos, quizás ahora lo hagas. Por supuesto, en los casos que puedan conducir a una consulta tan específica.

Porque si en un envase lees “paella valenciana”, lo normal sería que el arroz procediese de España. Sin embargo, se han encontrado ejemplos de origen en otro país, como China. Igual sucede con el vino “lambrusco italiano” cuya uva no es de Italia. Este tipo de prácticas que no se ajustan a la realidad quieren ser atajadas por la UE a través de un ordenamiento que obligue a concretar más aún. De esta manera, si una etiqueta indica el país de origen del alimento, el fabricante deberá también detallar de dónde es el ingrediente principal si es de diferente procedencia.

información alimentaria engañosa paella

Paella valenciana

¿Cómo? Con referencias de “UE”, “fuera de la UE” o ambas, entre otras alternativas como especificar que ese ingrediente no es originario del país del que procede el producto. Todo sea por derrocar esa información alimentaria engañosa, aunque las dudas saltan a la vista dada la brevedad del decreto. Otro documento se ha publicado así para completarlo. Recoge preguntas y respuestas.

¿Qué pasa con la salchicha Fráncfort?

Resulta muy curioso el caso de este alimento cuya popularidad lo ha llegado a convertir en una excepción a la regla que entra en vigor a partir del 1 de abril 2020. Aunque quizás existan más casos como el de la salchicha de Fráncfort, lo vamos a explicar con ella. Porque ciertos productos gozan de tal prestigio a nivel mundial que el propio consumidor ya no los vincula directamente a su origen. En este caso, sería la ciudad alemana. No obstante, muchas otras empresas (incluyas españolas como El Pozo) elaboran y etiquetan salchichas junto a esa denominación.

La compañía murciana no tiene que cumplir el decreto, ya que ese ejemplo escapa a la norma al igual que lo hace la expresión “envasado en”. No ocurre lo mismo si figura escrito “hecho en” o “producido en”. Desde Europa se reservan poder adoptar disposiciones más concretas posteriormente para marcas registradas con indicaciones de origen. Aunque, de momento, a estas tampoco les afecta la nueva medida. En cambio, sí se tienen que ajustar al reglamento los envases que contengan: símbolos nacionales, colores de una bandera, monumentos, paisajes e incluso personajes famosos del país.

salchichas francfurt el pozo

Foto: supermercadosmas.com

Reacciones a la norma para frenar la información alimentaria engañosa

La industria y los consumidores han reaccionado a esta medida. En general, lo han hecho positivamente aunque con cierta precaución a la hora de ver cómo se aplica. Desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), creen que “aporta valor añadido”. Sin embargo, piden “sentido común” para su aplicación. Fruto también de las dudas que genera un texto “complicado, con más preguntas que respuestas”. “Hay muchos casos particulares”, reconocen.

Mientras, la Federación de Consumidores (Facua) considera que la importancia de esta nueva ley recae en su cumplimiento. “Que entre en vigor no significa que la vayan a cumplir. La lentitud y la falta de inspecciones por parte de la administración puede facilitar a las empresas saltarse esta legislación”, advierte el portavoz Rubén Sánchez. Por tanto, ¿resultará efectiva o quedará a la suerte de esas compañías que quieran aplicarla bien para no caer en la información alimentaria engañosa?

Translate »