Las semillas comestibles más nutritivas, ¿por qué tomarlas?

Seguro que has oído hablar más de una vez de la chía, de la quinoa, de las semillas de amapola o de las pipas de calabaza. Y seguro que también has comido pipas de girasol, cacahuetes o avellanas. Lo que puede que te sorprenda es que todos estos alimentos, algunos considerados como frutos secos, son semillas comestibles. Desde hace cientos de años estas ya eran una gran fuente de alimentación saludable. Pero, ahora, cada vez somos más los que incorporamos en nuestra dieta algunas de estos productos en forma de receta para aprovechar sus beneficios al máximo. ¿Quieres saber por qué debes consumirlas?

Chía, fuente de Omega3

La chía es una de las semillas con más propiedades saludables. En primer lugar, tiene un alto contenido en fibra, lo que mejora el proceso digestivo y además sacia. Esto es bueno ya que puedes controlar el hambre y no ingerir otro tipo de alimentos con calorías que te pueden hacer engordar. En segundo lugar, tiene muchas proteínas y potasio para aportar la energía necesaria. Y, en tercer lugar, tiene Omega 3, un ácido graso que posee una función desinflamatoria y reduce el dolor de enfermedades musculares.

Esta semilla comestible se puede tomar de la forma que más te guste. Mezclándola con yogurt, en batido, echándola en ensaladas, como topping en postres, etc. Aunque también puedes utilizarla en platos más elaborados como en hamburguesas vegetales. Para hacer esta receta solo tienes que echar en la mezcla de tu hamburguesa la chía, pasarla por harina y dorarla en el horno.

semillas comestibles

Semilla de Chía

Pipas de calabaza, semillas antidepresivas

Estas semillas comestibles, también conocidas como pipas de calabaza, son de las más nutritivas para el organismo. Tienen vitaminas B y E, nutrientes como el hierro y L-triptófano, un compuesto antidepresivo natural. Entre sus múltiples propiedades están reducir el colesterol en sangre y ayudar a la salud de tu corazón.

Aunque lo más común es comerlas directamente en forma de pipa, se ha observado que bebiéndose en forma de infusión pueden ayudarte a limpiar el organismo, ya que también actúan como antiinflamatorio. Además, puedes utilizarlas para innovar y probar recetas como croquetas de patata rellenas de semillas de calabaza. Para hacer este plato solo tienes que añadir las semillas de calabaza en la mezcla en forma de bola de las patatas. Después enfriarlas y cubrirlas de harina. Por último, calentarlas en la sartén.

Semillas comestibles

Semillas de calabaza

Semillas comestibles de amapola, también para decorar

Las semillas de amapola, además de ser de lo más nutritivas para la población, sirven para decorar los mejores platos. Tienen un intenso color oscuro y las puedes usar en repostería, como por ejemplo, cobertura de panes o magdalenas. También, al igual que las semillas de chía, son una buena fuente de Omega3. Una de las recetas estrella que puedes crear con estas ricas y coloridas semillas son los muffins de limón y semillas de amapola.

El superalimento quinoa

Esta conocida semilla comestible tiene múltiples propiedades que aportan sus nutrientes y sus proteínas vegetales. Entre ellas está su aporte en el cuidado de los huesos, ya que también contiene minerales que participan en la formación y mantenimiento del tejido óseo. Se trata de un alimento que contiene más del triple de calcio que la mayoría de las semillas y cereales. Asimismo, es un alimento que pueden tomar las personas diabéticas, ya que su índice glicémico es bajo, y también los celíacos.

Con esta semilla puedes hacer multitud de recetas, además de tomarla sola o como aliño. Una de las recetas más deliciosas que puedes aventurarte a probar es calamares rellenos de quinoa y verduras o si no también algo más sencillo como un salteado de quinoa con pollo y verduras. Dos recetas fáciles, deliciosas y saludables para hacer y más si dispones de poco tiempo.

Estas cuatro semillas comestibles son algunas de las más beneficiosas y saludables, pero hay muchísimas más como la semilla de cáñamo o, como ya hemos dicho, las tradicionales pipas de girasol. Gracias a sus nutrientes son aptas para todo el mundo, además de ser fáciles de comer y con las que se puede innovar creando nuevas recetas. ¿Aún no las has probado? ¿Cuál es tu favorita? ¿Qué platos elaboras con ella?

Spread the love
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.