Rosquilletas de Mercadona, ¿por qué triunfan?

Pueden denominarse o conocerse hasta por tres nombres distintos, según la región española donde se consuman. Pero lo cierto es que las auténticas rosquilletas de Mercadona son típicas de Valencia. La cuna donde nació la popular cadena de supermercados ha conseguido expandir estos snacks salados por toda España, con gran respuesta de la clientela. La cifra de ventas diarias deja bien claro que al consumidor le ha cautivado este alimento de pan versionado con distintos ingredientes añadidos que le aportan un sabor diferencial. Aquí te desvelamos el secreto de su éxito.

Producto típico de Valencia

Se les suele reconocer como palitos de pan horneados, bastoncillos de pan o, simplemente, snacks. Pero en tierras valencianas, desde tiempos pasados, se ha llamado rosquilletas a estos productos salados. Los niños, de manera tradicional, los consumían en almuerzos o meriendas junto a un zumo. E incluso este mejor si era de naranja, la fruta por excelencia de la región mediterránea.

El caso es que las rosquilletas de Mercadona ni son redondas (como sus primas las rosquillas) ni se podría decir que son ya algo exclusivo de la Comunidad Valenciana. Tras el éxito de su venta en toda España, el alimento propio valenciano se ha popularizado a nivel nacional. La marca que se lo elabora a la cadena es Totaler Anitin, cuyas fábricas están en Carlet (Valencia). Hay otros productores pero este es su proveedor.

Rosquilletas de Mercadona

Variedades de rosquilletas / Foto: info.mercadona

Por esto gustan las rosquilletas de Mercadona

Están elaboradas a mano, por lo que son artesanales en cierta medida, pero no dejan de estar en el grupo de los alimentos ultraprocesados. Sus ingredientes comunes son la harina de trigo (con gluten, por tanto), el aceite de girasol alto oleico, la levadura y la sal. Luego, dependiendo del tipo de variedad que sea entre estas rosquilletas de Mercadona, pueden contener pipas, cacahuetes, cereales, queso e incluso chocolate.

Las hay disponibles como integrales y también clásicas, al horno de leña. Estas últimas solamente las puedes encontrar en los establecimientos de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, poco parece importarles al resto de clientes del territorio nacional porque están arrasando con las existencias. Según ha informado recientemente Mercadona, vende 65.000 paquetes diarios de dichos snacks. Y el sabor que más triunfa, con diferencia, es el de pipas de girasol, seguido del de queso.

snacks salados de queso

Rosquilletas de queso / Foto: deliverry

Quizá no sea ninguna sorpresa que los consumidores decidan innovar y degustar nuevos alimentos como estos panes especiales horneados que ofrecen experiencias interesantes en el paladar. Para picoteos, aperitivos, meriendas, etcétera. Está claro que, con este tipo de ejemplos, se comprueba el consumo creciente de ultraprocesados que enamoran por su sabor.

Última novedad incorporada

Y desde finales del mes de julio 2020, la cadena valenciana amplió su catálogo de este tipo de productos salados con una novedad. Una que, además, está en la línea más moderna al contener dos alimentos muy de moda. Hablamos de los Mixbeans Edamame & Soja (Hacendado), que están elaborados con judías de soja, tanto blancas como verdes y negras. Algo más saludables sí, pero tampoco mucho.

En conclusión, con estos snacks salados tan exitosos, las rosquilletas de Mercadona han cautivado al público español. La apuesta por “nacionalizar” un producto típico valenciano está saliendo muy bien a Juan Roig. ¿Qué te parecen a ti estos palitos? ¿Cuáles son tus favoritos?