Shochu japonés, el auge de lo desconocido

Aunque en España existen licores de gran calidad, existen otros alrededor del mundo. Sobre todo en la zona oriental de Asia, donde destacan bebidas increíbles. Y, a diferencia de los que puedas pensar, no solo el sake tiene un gran renombre mundial. De hecho, existe un competidor que le está pisando los talones, el shochu japonés. Se trata de un licor algo desconocido en Occidente, pero con fuerte presencia en el país nipón. ¿Estarías dispuesto a darle una oportunidad? Sus restricciones de exportación se están relajando. Por lo que, poco a poco, te será más fácil tenerlo a la vuelta de la esquina.

¿Qué es el shochu japonés?

En su tradición literal significa “alcohol quemado”. Y, al igual que el sake, es un licor destilado muy común en Japón. Y es que, en realidad, a pesar de la popularidad de la que goza este último, lo cierto es que es el shochu la bebida más consumida por los japoneses. En cuanto a su sabor, hay que destacar que es bastante intenso. Esto es así porque contiene hasta 30 º de graduación alcohólica. Algo bastante superior al sake, el cual solo alcanza los 15.

Dicha graduación le hace perfecto para maridar con la comida, a diferencia de otros licores. Haciendo referencia a su apariencia, el shochu japonés tiene bastante que ver con el vodka. Incluso, en algunos lugares también es conocido como el “vodka japonés”. Aunque, para nada es correcta dicha afirmación. Pues, el destilado nipón tiene menor graduación. Por lo que, su sabor es mucho más débil, complejo y con menos alcohol.

Shochu japonés

Sochu japonés. Fuente: gatopardo.com

Maneras de degustar el shochu japonés

Se podría decir que este destilado tiene una infinidad de formas de degustarlo. Aunque, sin duda, la mejor es sin mezclar. Para apreciar todo su sabor. Solamente se sirve la bebida con y sin hielo y… ¡a disfrutar! No obstante, la forma más popular de degustar el shochu es con hielo. También conocido como estilo “on the rocks”. Su aceptación es debida a la similar manera que se tiene en Occidente de saborear los licores locales.

Si ninguna de las anteriores opciones te convence, puedes optar por disfrutarlo con agua. Tanto fría como caliente. La cantidad de agua depende del gusto del consumidor, es decir de ti. Pero, las medidas aconsejadas suelen ser de 3 de shochu por 2 de agua. Y, este destilado también se puede usar para cocteles, combinándolo con soda. A esto solo tendrás que añadir una rodaja de limón y obtendrás una bebida muy refrescante. Pensada para estos calurosos días de verano.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Busik Alex (@busikalex)

Poca presencia en el extranjero

Como te hemos comentado anteriormente, el shochu japonés es algo desconocido en el mercado de Occidente. Pero, esto tiene dos causas principales. La primera de ellas es que las restricciones a la importación de la Unión Europea y Estados Unidos son muy fuertes. Aunque, esto se está empezando a relajar. Y, poco a poco las destilerías japonesas comenzaron a promover la bebida en el mercado extranjero.

Y, por otro lado, el problema de la “regulación del color” establecida en Japón desde hace 70 años. Esta se ha convertido en el mayor obstáculo para el shochu. Dicha normativa consiste en que el destilado de color ámbar, que ha madurado en barrica durante mucho tiempo, no se puede enviar fuera del país directamente. Además, es obligatorio que la densidad del color sea menor que la del whisky. Aproximadamente en una décima parte.

Shochu japonés

Shochu japonés. Fuente: Pixabay

Diferencias con el sake

La principal diferencia entre el sake y shochum es que el primero es fermentado, como el vino. Por contraposición, el otro se destila, como el whisky. Además, no tienen el mismo sabor y se disfrutan mejor de formas diferentes. Y es que, el shochu está pensado para que su calidad aumente con el paso del tiempo.

Incluso los componentes con los que se realizan ambas bebidas son muy diferentes. El sake está hecho de arroz y molde de pan fermentado. Mientras que su competidor se puede elaborar con numerosos ingredientes. Como, por ejemplo, boniato, cebada, azúcar moreno o incluso, caña de azúcar. Solo tienes que probar varios de ellos y descubrir tu favorito.

Seguramente todavía no hayas tenido la ocasión de probar esta gran bebida. Pero, ¿le darías una oportunidad? Es completamente seguro que su sabor te va a sorprender y no te quedará más remedio que incorporarla en tus celebraciones. Nunca viene un toque oriental en la mesa.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.