"El sake no es lo que imaginas"

La bebida que mejor combina con la comida japonesa es el sake, que no se toma al final, sino durante los platos. Tiene una graduación similar al vino y no mucha más. Es más sano que otras bebidas alcohólicas al no llevar azúcar.

El sake según Mayuko Sasayama

Cuando se consiga cambiar su mala imagen “triunfará en España, yo creo que en unos cinco años”. Esta es la previsión de la sommelier Mayuko Sasayama. Trabaja en el primer y único –hasta ahora- bar de sake de España, que abrió en Madrid hace un año.  En el bar-restaurante Shuwa Shuwa hay hasta 60 tipos de él.

Eso lo dice porque muchos restaurantes japoneses en el extranjero ofrecen esta bebida de mala calidad. Además, al final de la comida. Los hay muy afrutados y aromáticos, como el vino blanco; intensos y secos o y el koshu, uno envejecido de más de tres años muy parecido al vino de Jerez.

“Me di cuenta de que a la gente que le gusta el vino también le gusta el sake. España es un país donde se bebe mucho vino y por eso estoy segura de que triunfará. En París y Londres ya es bastante conocido, ahora toca aquí”.

La comida española es, además, bastante similar a la japonesa, debido a la presencia del pescado crudo. Con comidas españolas, marida muy bien por ejemplo con el jamón ibérico. Por su grasa y por ser salado y porque es “unami”, que es el quinto sabor que existe en Japón, algo así como “sabroso”. Está presente en alimentos como las algas o el shitake.

Combina también con la anchoa, también por ser salada, y con el queso. El sake no tiene una graduación muy alta como muchos piensan sino de 15º. Solo algo más que los vinos españoles, que suelen rondar los 13 o 14º. Se puede tomar frío y caliente, según el gusto y la temporada del año. Eso sí, hay que traerlo en frío desde Japón.

Cócteles con este producto

Eso encarece el precio de cada botella, que suele rondar entre 35 y 60 euros, y se tiene que mantener, como el vino, frío y oscuro. Al no llevar azúcar –solo está hecho a base de arroz y agua- es más sano que otras bebidas alcohólicas. Además, no baja la temperatura del cuerpo tanto como otras.

Mayuko realiza cursos de cata a sommeliers de vino para que introduzcan el sake en sus restaurantes. Para cambiar su imagen y conseguir introducirlo en la comida. Ella lo ofrece por copa en la barra de su bar y como aperitivo en cócteles hechos con esta bebida o espumoso.

Son cócteles creados por ella como el sake mojito, el sake gin-tonic, con licor de té verde, de cereza o de jengibre. El espumoso es muy fácil de beber, tiene solo 5º y entra como una cerveza. Existe incluso sake espumoso en gelatina. El Ikezo, con sabor a melocotón que, como el resto, en España los comercializa Tokyo-Ya.

Compártelo
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.