Soluciones frente a la crisis en bodegas

Después de esta crisis vírica en la que nos encontramos casi todo el planeta actualmente, los expertos ya vaticinan un importante impacto económico. Ese que afectará a casi la totalidad de sectores existentes, salvando algunos muy específicos y que están ahora a pleno rendimiento por la urgencia sanitaria o de alimentación. En el caso del sector vinícola, se abrirá un nuevo escenario en el que tomar soluciones frente a la crisis en las bodegas, sobre todo. Porque tras prácticamente dos meses de cuarentena nacional, las pérdidas serán notables. Aunque no solo eso repercutirá, pues las compañías bodegueras tendrán que adaptarse a las transformaciones que acontecerán. Algunos especialistas están reflexionando sobre cuáles podrían ser esas medidas. Recogemos aquí cinco.

El vino, no paralizado pero sí mermado

En este presente estado de alarma, el sector del vino no ha tenido una paralización o un frenazo repentino y completo de su actividad. Sin embargo, sí se ha visto golpeado por las cancelaciones tanto de las visitas a las bodegas como de las asistencias a eventos para promocionar productos. A ello, además, hay que sumarle la bajada de los pedidos y, por tanto, ventas, al mercado nacional e internacional. La nueva situación sanitaria sin precedentes que ha venido acompañada del cierre casi total en hostelería ha mermado a las bodegas. Restaurantes y bares están chapados al público, así que sin vender no necesitan bebidas, salvo que ofrezcan servicios a domicilio. No todos pueden permitirse esta alternativa y, aún así, la caída de ingresos es más que evidente.

Eso sí, aunque todas esas actividades comerciales de las empresas bodegueras estén suponiendo un fuerte impacto en la economía particular de cada una, hay soluciones frente a la crisis. Esas llegarán posteriormente al coronavirus y, quizás, en un panorama cambiado. Algo a lo que ya en otros tiempos pasados se han tenido que enfrentar las compañías del sector vinícola que, recordamos, no están paralizadas desde este lunes 30 de marzo. Dentro de las actividades esenciales están también las bebidas y, por tanto, las botellas de vino que se comercializan. Ya sea en supermercados, tiendas de barrio u otros canales de venta como el online

Stand túnel del vino en una feria / Foto: MAPA

Otras adaptaciones ya asumidas

Precisamente esa última vía a través de la propia tienda en la página web de la bodega ya está implantada en casi todas las empresas del sector desde el auge del e-commerce. En realidad, este ha sido uno más en el conjunto de cambios que han tenido que asumir para adaptarse a los nuevos tiempos. Otros han estado relacionados con el marketing digital y uso de las redes sociales o el hecho de dirigirse a un consumidor más informado e incluso con otras preferencias.

El dominio comercial de los grandes minoristas, la constante creación de enormes grupos empresariales o la globalización del mercado desde hace décadas ya han supuesto retos pasados pero abordados. En unas ocasiones con éxito, en otras con fracaso. Pero, ¿acaso no invita ello a pensar y a creer en hallar soluciones frente a la crisis que vendrá?

MGWines y su enoturismo bodega Venta la Vega soluciones frente a la crisis

Bodega Venta de la Vega / Foto: mgwinesgroup

Cinco soluciones frente a la crisis pos-coronavirus

Si los gobiernos actuales están reaccionando ante esta pandemia de manera inmediata, tomando decisiones muy difíciles con poco margen de tiempo, a las empresas les toca un papel similar. Porque el presente escenario impone acciones rápidas e innovadoras. Con los recursos que se tienen, aprovechando especialmente los tecnológicos, cabe abordar soluciones frente a la crisis. Y en Italia -el hasta ahora país europeo más golpeado por el coronavirus– un experto en estrategias de empresa, Sergio Cimino, ha dado algunas claves:

– El docente italiano cree que hay que ser positivo y tener esperanza en un sector que logró superar la crisis financiera del 2008. Lo hizo gracias a una buena adaptación a la realidad, con las bodegas siendo inteligentes e inventando nuevas propuestas para su público, así como actualizando su estructura empresarial. Si ahora llega otro momento de dificultad, habrá que saber identificar y aprovechar las oportunidades estratégicas. 

– Justo en ese sentido último mencionado estarán las estrategias comerciales que se tomen. Deberán estar diferenciadas y centradas a los productos que aporten mayor valor. Ahora la reducción de costes está siendo obligada, pero también la mejora de productividad. Conviene evaluar funciones, márgenes y puntos de equilibrio en cada línea de negocio para hallar vías útiles de salida comercial.

– Luego, será necesario centrar gran parte de los esfuerzos en las ventas dentro del mercado interior y no tanto el exterior. No quiere esto significar que desaparezcan las exportaciones de botellas, pero sí que sea mucho más fácil ir recuperando el buen camino en casa, con cercanía. 

catas de vino online copas

Dos copas de vino

– Además, las compañías deberán innovar en sobrepasar sus límites comerciales y llevar sus productos a toda la cadena alimentaria. Es decir, también a otros sectores no tan vinícolas mediante convenios, alianzas o colaboraciones.

– Por último, el enoturismo volverá a tener un papel relevante como atractivo para el público pero ofrecido de manera más inteligente, original y exclusivo. Innovar o morir, dice el lema empresarial.

En conclusión, todas estas podrían ser buenas y útiles soluciones frente a la crisis. Esa que con mucha probabilidad caerá sobre España, Europa e incluso el mundo.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.