El vino de Lanzarote de variedad Malvasía Volcánica que surge de viñedos únicos en el mundo sobre lava, y que bien parece un milagro, vive un boom. En los últimos cuatro años se ha duplicado el número de bodegas, actualmente 21 en la Denominación de Origen. El 60% de la uva de Canarias se encuentra en Lanzarote, con 2.000 hectáreas de viñedos.

Son terrenos muy pequeños y de rendimiento muy bajo. Tan solo 1.500 kilos de uva por hectárea, frente a los 6.000 kilos que se puede alcanzar en Rioja o Ribera del Duero. Aquí todas las labores son manuales, con cajas de 20 kilos de uva al hombro, y hasta que llegó el motor se vendimiaba en dromedario. El gran consumo del vino es en la isla.

 

Viticultura volcánica: el origen del vino de Lanzarote

 

La erupción del volcán Timanfaya, entre 1730 y 1736, que cubrió de ceniza buena parte de la isla, con alturas de hasta 15 centímetros, cambió la agricultura. Se volvió a cultivar en la lava, vides y árboles frutales. Se vio que crecía más fértil que antes. Esto se debe a que la ceniza volcánica hace de minúsculo depósitos de agua que captan la humedad. El suelo es muy poroso y la planta va cogiendo el agua que necesita. Además durante el día impide el paso de los rayos de sol. Y esto es fundamental en una isla de clima desértico cuyo principal problema es el agua. En Lanzarote la pluviometría media es de tan solo 150 mm al año. En 2020 solo cayeron 40 litros. Es la isla canaria donde menos llueve junto con Fuerteventura, debido a la altura y a la cercanía del desierto del Sáhara. Los vientos alisios dejan humedad, pero no descargan agua porque lo hace a partir de los 1.000 metros.

Chabocos. Foto: Mónica Uriel

Chabocos. Foto: Mónica Uriel

Malvasía Volcánica, la variedad reina

 

La sequía  y las características de la tierra hace que todo se potencie. Todo ello hace  que duren más las sensaciones florales en boca, notándose especialmente en la Malvasía Volcánica. De origen griego, la Malvasía Volcánica llegó a Canarias en el siglo XVI procedente de Madeira.Una lucha del hombre y la naturaleza

Malvasía Volcánica. Foto: Mónica Uriel

Malvasía Volcánica. Foto: Mónica Uriel

  1. Las parras, prefiloxéricas, de hasta 200 años, están a pie franco. Las cultivan de cuatro maneras: en franja o hileras, de forma perimetral y en zanja, en hoyos clásicos y en chabocos. Los chabocos son hoyos de entre 2,5 y 3 metros de diámetro y una altura de 4 para proteger a la vid de los vientos. Tienen muretes de piedra alrededor para evitar que la cepa sea cubierta por la ceniza volcánica. Todo ello es el esfuerzo por conseguir hacer fértil a una tierra. Una viticultura dura que a día de hoy continua y que se enfrenta al riesgo de no continuar con el relevo generacional.

 

Bodega El Grifo

 

Los chabocos se pueden ver en El Grifo , una de la decena de bodegas de La Geria. Es conocida como la carretera del vino. Es la bodega más antigua de Canarias y lleva elaborando vinos desde 1775. Bajo la bodega está El Grifo, uno de los seis pueblos sepultados por el Timanfaya. Tiene 40 hectáreas, en las que también hay uva Moscatel, de la que existe poco en la isla. En 2018 la bodega comenzó un proyecto de aislar levaduras y ya tienen tres por todo Lanzarote. Uno de sus vinos más premiados es el Malvasía Lías.

Bodega Los Bermejos

 

Bodegas Los Bermejos  tiene unas instalaciones del siglo XVIII. Perteneció a una de las familias más importantes de Lanzarote y en 2001 se le dio un nuevo impulso. Allí nos cuentan que en la isla las bodegas “se mantienen muchas veces por cariño más que por rendimiento. En la mayoría de los casos es una segunda actividad, una segunda fuente de ingresos”. Esta bodega elabora un vino curioso, el espumoso Malvasía Brut Nature Bermejo.

 

Bodega La Geria

 

En el corazón de la carretera del vino se encuentra Bodega La Geria, a tan solo ocho kilómetros del Timanfaya. Se encuentra entre las bodegas más visitadas de España. Su enoturismo llega a recibir 1.500 visitas al día. La bodega es del año 1890 y el actual propietario la compró en 1990. Como las demás, lo que más vende es el Malvasía Seco, aunque últimamente hay un tirón fuerte del Malvasía afrutado. En sus vinos dulces destacan La Geria Moscatel y el Antigua Malvasía Volcánica Dulce, un vino gourmet de edición limitada. 

Bodega La Geria. Foto: Mónica Uriel

Bodega La Geria. Foto: Mónica Uriel

Bodegas Rubicón

Más antiguo, del año 1570, es el cortijo donde se encuentra Bodegas Rubicón  y que en el pasado alojó a la iglesia de la Caridad. En 1979 comenzó a funcionar como bodega. El Rubicón Moscatel es el vino estrella de la casa, el que más premios tiene. La bodega acaba de lanzar al mercado el tinto Amalia, de Listán Negro.

variedades del vino de Lanzarote

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.