Aprobada nueva norma de calidad del pan

A dos días de las elecciones del 28-A, el gobierno de Pedro Sánchez ha logrado introducir unas mejoras interesantes en lo que respecta al pan. El Consejo de Ministros ha validado este viernes 26 de abril una nueva norma de calidad del pan que afecta a su elaboración y venta. Desde un límite de la cantidad de sal que deben incluir hasta el IVA reducido del 4% para mayores tipos de panes. Ambos aspectos se verán junto a otros relacionados con la información que recibe el consumidor. Todas las novedades beneficiarán al sector en competitividad y otros puntos. 

Las mejoras en esta nueva norma de calidad del pan

El Real Decreto aprobado también a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación establece unas normas básicas de calidad para elaborar y comercializar pan en España. Este es todo un precedente legal en los alimentos, al contemplar una fiscalidad positiva, que también beneficiará al consumidor. Al menos, en el sentido de que adquieran productos bien etiquetados y con todas sus características.

Por otro lado, la nueva norma de calidad del pan garantiza la leal competencia entre industrias al establecer las mismas condiciones para todos los productores. Igualmente, facilita que puedan innovar, pues valorará las nuevas demandas del público. En general, todo ello incrementará la calidad del producto con una serie de novedades que sirven de mejoras:

– El primer requisito más estricto afectará al pan integral, el cual solo se podrá vender bajo esa etiqueta cuando los panes hayan sido elaborados con el 100 % de harina integral. En otros casos, se especificarán siempre los porcentajes que pertenecen a cada tipo de harinas.

– Por su parte, el pan denominado ‘multicereal’ deberá ser amasado con tres o más harinas que comprendan, como mínimo, un 10 % en su proporción. Además, esas que procedan de cereales tampoco podrán estar presentes en menos del 30 % de toda la mezcla.

– En cuanto al llamado ‘pan de leña’, esta denominación solo se utilizará para panes cocidos íntegramente en un horno que use dicho material como combustible.

– Para los considerados panes de elaboración artesana también se establece que deberá ser un factor primario el trabajo humano frente al mecánico. Otra especificación muy estricta inédita hasta ahora.

– Luego, en la definición del pan elaborado con masa madre (que limita el uso de levaduras industriales) igualmente se dictaminan unos requisitos más concretos.

– Sobre el pan común (ese conseguido con tipos de harinas distintas a las del trigo) las modificaciones afectan al uso de harinas integrales o de otros cereales, así como al contenido de nuevos elementos con más beneficios demandados por el consumidor. Por ejemplo, el salvado.

Con esa última definición, en la nueva norma de calidad del pan se fija un IVA reducido a muchos más productos que antes tipificaban un 10 %. A partir de ahora será solo 4 %. Por otro lado pero igual de importante es el contenido de sal, que quedará limitado en ese pan común.

En nuestro país, el más consumido es el pan fresco o congelado con un 80 % del total. No obstante, la legislación sobre este producto permanecía 30 años sin actualizarse hasta ahora. Por un pan mejor, que incluya claramente las denominaciones de venta y otros datos voluntarios del operador, aparte de esos cambios listados.