¿Dónde están los alimentos transgénicos?

Muchos de los consumidores son, sin querer o saber, partidarios de estos productos tan polémicos, pero ¿realmente saben dónde están los alimentos transgénicos? Otros muchos, por principios, y por ser algo obtenido de forma artificial, se muestran radicalmente en contra. ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen? ¿Por qué hay tanto debate respecto a su creación y consumo? Aquí te lo queremos aclarar un poco para que puedas estar más informado acerca de los organismos modificados genéticamente (OMG).

¿Qué es un alimento transgénico?

Antes de ver dónde están los alimentos transgénicos, debemos definir el concepto. Son aquellos organismos vivos a los cuales se les ha modificado su ADN para que tengan una porción del mismo de otro organismo. Todo ello se consigue mediante técnicas de ingeniería genética y con unos objetivos pre establecidos. Aunque son organismos modificados genéticamente, no todos los OMG son realmente transgénicos. Es decir, que esta palabra se asocia a un organismo cuyo material genético ha sido modificado de una forma que no sucede en la naturaleza. Por tanto, no es natural sino artificial y creado.

Los organismos modificados genéticamente (GMO en inglés) pueden estar presentes en algunos alimentos que ingerimos y deben estar etiquetados de esta forma. La ley europea obliga a anunciarlo en la etiqueta si exceden del O,9% del producto. Todos los productos comercializados en la Unión Europea están evaluados por la entidad europea EFSA y no se han demostrado perjudiciales.

En el etiquetado

La ley no obliga a anunciar los productos como leche, carne o huevos de animales que han sido alimentados con productos OMG. Sí deben anunciarlo si los cereales del desayuno lo son, si los brotes de soja de nuestra ensalada lo son o simplemente algún ingrediente de algún producto procesado o ultra procesado excede del 0,9%.

La industria de la alimentación recomienda no etiquetar o generar un sello de “Libre de OMG”  “No transgénico” o “GMO Free” aludiendo a que “contribuye a fomentar el miedo y los prejuicios de los consumidores”. Sin embargo, en Estados Unidos, donde la ley de los transgénicos es mucho más laxa que en Europa, ya son más de 33.000 productos que se han adherido a un proyecto titulado Non-GMO. Esta identificación certifica que están libres de genes modificados.

Los partidarios de ellos

A favor de los transgénicos, además de la industria que los genera y comercializa, hay muchos científicos que los apoyan. Sus argumentos son múltiples pero estos destacan que se producen vegetales más resistentes a la sequía, haciendo fértiles y rentables cultivos y tierras que, de otra forma, no lo serían. También que son más resistentes a las enfermedades y plagas. De esta manera, se utilizan menos herbicidas químicos y la rentabilidad de las cosechas es más elevada.

¿Dónde están los alimentos transgénicos? En esos productos que pueden ser más duraderos y adaptados a las necesidades de las cadenas de distribución. Son alimentos con un mejor aspecto, más uniformes y con el sabor adaptado al gusto del consumidor. Esta práctica se puede utilizar para generar alimentos que puedan mejorar, curar e influir en enfermedades de las personas. Es el caso de algunas pruebas que se están realizando con leche que aporta insulina.

Los detractores

Uno de los argumentos más importantes para prohibir, limitar o controlar los transgénicos es la grave incidencia que tienen en el ecosistema. Inciden mucho en la biodiversidad, produciendo alteraciones en bacterias, hongos y virus. Porque producen resistencias, mutaciones y saltos a otras especies desconocidas para su auto-protección.

Por otro lado, para a los agricultores les crea una alta dependencia de las multinacionales, ya que estas semillas no se pueden volver a sembrar al año siguiente. De esta forma, se pierden muchas variedades locales a la vez que un bio-patrimonio muy importante de diversidad, sabores y riqueza gastronómica. Otro riesgo importante es el control y la seguridad alimentaria. Aunque en la mayoría de países esta muy controlado y se sabe dónde están los alimentos transgénicos es difícil establecer un control mundial, algo agravado con la globalización comercial.

Entonces, ¿dónde están los alimentos transgénicos?

La mayoría de estos productos son cereales y leguminosas destinados a la alimentación animal. Entre ellos destacan la soja, la colza y el maíz. Aunque algunos no están autorizados en Europa, en el mundo ya existen los siguientes:

-Arroz dorado:

Fue creado para producir beta-carotenos, que es el precursor de la vitamina A en lugares donde el arroz es la única fuente de alimentación y existen carencias de esta vitamina.

-Papaya de Hawai:

Se creó para que fuera resistente a un virus que casi termino con este cultivo en estas islas.

-Salmón:

Es uno de los animales que se ha mejorado utilizando más esta técnica. Concretamente incorpora el gen del crecimiento y su producción se dispara más del 200%.

-Patatas:

Estas patatas se han creado para generar más celulosa y están destinadas a la industria papelera, no como un tubérculo de consumo humano.

dónde están los alimentos transgénicos maíz

Maíz GMO / Foto: tierra.org

En definitiva, estos son los casos actuales que responden a dónde están los alimentos transgénicos, yendo un poco más allá del famoso maíz o la soja. Aunque repletos de polémica, siguen produciéndose sin que el debate logre tener un ganador. ¿Y tú? ¿En contra o a favor?

Translate »