Turrones, polvorones, mazapanes y, por supuesto, roscones ahora que se acerca la noche de Reyes. Afrontamos esta última semana de Navidad en la que todavía puedes seguir disfrutando de todo tipo de dulces navideños españoles. Ahora bien, aunque muchos hayan traspasado las fronteras de su lugar de origen inicial y se hayan extendido en su elaboración así como en su consumo a otras regiones, te vamos a presentar unos muy especiales. Porque entre todas las delicias de esta época fruto de recetas tradicionales que se han mantenido hasta nuestros días en España nos vamos a centrar en unas autóctonas, propias de una zona concreta y con formas originales.

Variedades a raudales

Las Navidades son para disfrutarlas sobre todo con la familia pero también deleitando a tu paladar tomando unos productos gourmet como son los dulces y pasteles. Esos de los que hay infinidad conforme vas recorriendo pueblos y ciudades de todo el país. Realmente puedes encontrarte con que de un producto existen cantidad de variedades a raudales según las zonas donde se elabore.

dulces navideños españoles

Bandeja con dulces navideños de todo tipo / Foto propia

Suele ser similar o con parecidos razonables en aspecto visual pero diferente en cuanto a ciertos ingredientes utilizados o recetas caseras que buscan darle un toque personal. Incluso un mismo dulce puede recibir distinto nombre con el que es popularmente conocido en un lugar concreto dentro de una o unas comunidades autónomas específicas.

Sin embargo, algunos dulces navideños españoles son tan auténticos que en rara ocasión vas a encontrarlos en otras zonas lejanas a esa de origen. A continuación te desvelamos unos manjares de repostería muy propios de una región y sin esas típicas réplicas o imitaciones.

Goxua, el pastel vitoriano

Típico del País Vasco pero más concretamente de la provincia de Álava con su capital como principal exponente de este pastel vitoriano. El goxua fue creado en la década de los 70 por un pastelero -López Sosoaga- que incluso se sorprendió con su nueva elaboración. Está formado por una mezcla de crema pastelera, bizcocho, nata montada y caramelo líquido en su receta original.

¿Qué significa goxua? Pues “dulce” en Euskera, así que no tiene mucho misterio pero sí un sabor espectacularmente endulzante. Te invitamos a degustarlo y te recomendamos también probar los turrones de intxaursalsa o esta crema a solas. Es otra preparación muy típica que significa salsa de nueces porque este fruto seco es el ingrediente estrella junto a canela, leche y azúcar.

Casadielles asturianas

No viajamos muy lejos de Euskadi para adentrarnos en tierras asturianas y conocer las casadielles. Son unas empanadillas pero alargadas rellenas de una masa de nuez, azúcar y anís. Tras freírlas quedan listas para llenarte de energía, pues este bocado es contundente. También se pueden cocinar al horno con masa de hojaldre.

Descubrir su origen es viajar al Imperio Romano, como algunos apuntan, o hacer referencia al término de Asturias “cosadielles”. Viene a significar “¿qué cosa es?” a modo de acertijo. Hay debate con esto pero gana más peso la primera teoría porque en Sicilia existen unos dulces muy parecidos.

Fardelejos riojanos

Típico de la localidad riojana de Arnedo, este producto entre los dulces navideños españoles más singulares es de origen árabe. También es como una empanadilla pero rectangular que está conseguida con un hojaldre relleno de masa de almendra, azúcar y huevo. En otras palabras, una pasta de mazapán más suave.

Torta con sello gallego

Uno de esos dulces navideños españoles inconfundibles y con sello propio obligatorio es la torta de Santiago de Compostela. Un pastel que puedes encontrarte a lo largo de todo el famoso camino pero que en Navidad gana relevancia. Porque en esta época tan religiosa se pone en valor también gracias a su característica más visual: la silueta de la cruz santiaguense dibujada con azúcar glass.

Su estructura está conseguida sin nada de harina (algo quizás chocante en repostería). Solo lleva una masa de almendra, azúcar y huevo a la que se le puede dar un toque de limón o canela para mayor sabor. Se desconoce cuál fue su origen real.

Queso de almendra isleño

En la isla de La Palma (Canarias) se elabora también un dulce muy autóctono y curioso. Al menos en su forma que recuerda a un flan o una especie de magdalena decorada en su copa. Su nombre –queso de almendra– igualmente sorprende porque en ningún caso lleva nada del derivado lácteo que menciona. Se obtiene con el fruto seco más popular de toda la repostería navideña, azúcar, yemas de huevo, limón y canela.

Pastissets de boniato

La batata es otro ingrediente estrella en la dulcería de Navidad. En este caso concreto, los pastissets son unas empanadillas típicas de Valencia rellenas de patata dulce que le da todo el sabor. De origen árabe, este es un postre bien distinto a los comunes de frutos secos. El pan de Cádiz es un postre con forma de bizcocho que igualmente emplea boniato.

En definitiva, estos son algunos de los dulces navideños españoles más singulares que puedes disfrutar estos días cada año. Si te encuentras de paso por alguna de las regiones de donde son tan autóctonos te animamos a degustarlos.

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.