Es totalmente natural con sus ingredientes procedentes de la huerta murciana pero también sostenible y artesanal, trasladando a un envase con cierto guiño a la tercera edad una receta típica familiar. Esa tradicional, de la abuela (real) que elaboraba este alimento tan nutritivo que ha pasado de generación en generación. Ahora, el gazpacho La Pili, inspirado en la propia cocinera de la que se ha heredado su nombre, está disponible ya en el mercado. Así, es un producto por y para los abuelos, pues la marca se compromete a enviar fondos a ayudar a personas mayores. La idea no puede ser más solidaria, además de que te ofrece una bebida riquísima con el auténtico sabor mediterráneo.

Ningún gazpacho como el de la abuela

Actualmente la oferta de este manjar tan refrescante y tan típico de regiones como Andalucía o Murcia es bien amplia, sobre todo en época veraniega, cuando más se incrementa su demanda. Eso sí, muchos de esos gazpachos contienen unos ingredientes que, aunque estén ricos, no se pueden comparar con otros. Por ejemplo, con los que utilizaba tu abuela para elaborar ese delicioso líquido rojo que acompañabas de pan o picatostes.

Sí, el gazpacho La Pili recuerda a aquel tradicional alimento cuya materia prima principal eran los tomates cultivados por tu abuelo en el huerto. Al igual que las otras hortalizas que se emplean en la elaboración. Degustando este producto viajas a tu infancia a través del paladar. Disfrutas del recuerdo de esos momentos que pasabas con tus abuelos, viendo cómo tu abuela cocinaba para ti, el querido nieto o la querida nieta. Con esta base nostálgica se presenta la botella de esta bebida tan nutritiva desde la huerta murciana a todo consumidor.

tomates en una caja

Tomates en una caja / Foto: huertolapili

Raíces huertanas tras su origen

En el envase del gazpacho La Pili aparece la imagen de una moderna abuela pero con cierto toque a tiempos de antaño, por esos rulos de su peinado y por esa blusa colorida que la visten. Los tomates son protagonistas estelares asemejando unos pendientes en ambas orejas. Una mirada seria pero afable te observa cuando tienes delante la botella. El diseñador Eduardo del Fraile es el artista de esta etiqueta tan cautivadora. Unió sus raíces huertanas, típicas de Murcia, junto al hostelero José Antonio Trujillo para crear este producto sostenible y 100 % natural.

Ni aditivos ni conservantes artificiales tienen cabida en su receta, idéntica a la de la abuela, quien en el mundo real es la madre de Eduardo. Quiere rendir homenaje a ella con este curioso entre los gazpachos que nace también porque José Antonio es un gran conocedor e investigador de esta categoría de producto. Ha recuperado así una tradicional receta casera de su familia, granadina pero asentada en Murcia. El objetivo de ambos era evocar en boca del consumidor ese antiguo recuerdo que tantas personas tienen en su mente cuando piensan en la cocina de sus abuelas.

gazpacho la pili

Ilustración de la abuela / Foto: huertolapili

Materia prima fresca y sostenible

Cada botella del gazpacho La Pili está elaborada con hortalizas frescas que gozan del sello sostenible, ya que proceden de pequeños proveedores que trabajan la tierra bajo esa filosofía. Por supuesto, la huerta murciana ve crecer los tomates, los pimientos, los pepinos, las cebollas, los ajos, el AOVE y los limones que forman la receta. Junto a sal, vinagre y el toque secreto de la abuela, este alimento es puro sabor a Murcia. Además, quiere romper con la habitual idea de consumirlo especialmente en verano. ¿Sabes la cantidad de beneficios saludables que te aporta?

Piénsatelo mejor e introduce esta bebida sabrosa en tu dieta. Es un complemento perfecto para esos días en los que no te apetece o no tienes tiempo de ponerte frente a los fogones. No importa que su consumo preferido sea con altas temperaturas, pues también los helados se toman en invierno. Pero más allá de esto, otro aspecto importante de este producto es su vocación social.

gazpacho La Pili

Botella del gazpacho / Foto: huertolapili

En primer lugar, apoya al pequeño agricultor local gracias al largo vínculo de José Antonio con el campo murciano y, por si fuese poco, el proyecto ha creado la “hucha del abuelo“. Se trata de destinar una parte de los beneficios obtenidos por las ventas a un fondo para que las personas mayores que están solas tengan compañía. Sin duda, una responsabilidad solidaria y necesaria que pretende servir de agradecimiento por el legado que nos han dejado los abuelos. Así que ya sabes, colabora tomando gazpacho La Pili, disponible en los supermercados El Corte Inglés por menos de cuatro euros.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.