La compra de huevos y su conservación

Las aves proporcionan un alimento popular que nos aporta proteínas, vitaminas y minerales de forma sencilla y económica. En este artículo recordamos algunos aspectos importantes para la hora de comprar huevos, las diferentes calidades existentes, su clasificación y conservación. Para despejar todas las dudas que nos generan en el momento de adquirirlos e incluso para mantenerlos en buen estado en casa, presta atención a lo que te contamos a continuación aquí.

La calidad y el método de cría

Aunque en los supermercados tan solo llegan los huevos con calidad A, debemos explicar que también los hay de calidad B y C. Los primeros son aquellos que se comercializan frescos, que no han sido limpiados ni refrigerados por debajo de los 5º C. Los segundos sí han sido desinfectados y han tenido algún tratamiento. Estos se destinan a la industria de la alimentación. Por último, los de categoría C se destinan a la industria y sufren tratamientos de pasteurización o esterilización para uso humano o no.

Puede que te surjan las dudas en la compra de huevos por el método de cría y su clasificación. Actualmente, hay huevos ecológicos que vienen marcados con un 0 inicial en la cáscara. Estos provienen de gallinas en libertad. Su alimentación es a base de piensos ecológicos en un mínimo del 80% de sus ingredientes. Estas aves no toman ningún tipo de antibiótico ni medicamento.

– Los huevos de gallinas camperas marcados con un 1 como primera cifra provienen de animales en libertad como las ecológicas. En este caso no toman pienso ecológico. La densidad de animales en libertad es algo superior pero la gran diferencia es su alimentación.

– Los de gallinas criadas en suelo tienen la misma alimentación que las camperas, pero su movimiento se limita a una nave, no salen al exterior. Su marcaje es con un número inicial 2 en la cáscara del huevo.

Por último, los huevos de gallinas de jaula como su nombre indica provienen de gallinas enjauladas con un movimiento limitado a ese espacio. Su marcaje es con un número inicial 3 en la cáscara.

La productividad de las gallinas y, por lógica, el precio va directamente vinculado a esta numeración. Un huevo de gallina de jaula marcado con un 3 su coste de producción es muy inferior a los huevos marcados con un 0 de ecológicos y un 1 de gallinas camperas. Después de la numeración del tipo de cría y alimentación nos encontramos las siglas del país de origen y el código de provincia y granja. Así puedes tener más claro esto a la hora de la compra de huevos. 

Peso y medida

Su clasificación es la siguiente:

XL- Super grandes: Huevos con peso superior a 73 gr

L- Grandes: Huevos con peso de 63 a 73 gr

M-Medianos: Huevos con peso de 53-63 gr

P- Pequeños: Huevos con peso inferior a 53 gr

La relación yema-clara óptima la consiguen los huevos con un tamaño medio. Es importante indicar que la calidad no la marca el color de la cáscara del huevo. Aunque la inmensa mayoría de huevos ecológicos son marrones, ya que se asocian comercialmente a un huevo más rústico. El color solo nos indica la raza de gallina.

Conservación tras la compra de huevos

La conservación de los huevos frescos debe cumplir unos simples requisitos. Deben mantenerse en un lugar seco, sin olores, fresco pero no inferior a 4-5º C y con una temperatura constante. Esa es la mejor forma de conservarlos, en especial en época de verano. Normalmente en los hogares, el mejor lugar es la parte superior del frigorífico. Allí la temperatura es algo superior y están protegidos de olores. Para ello las hueveras cumplen su función.

Mucha gente se pregunta por qué en los supermercados no se conservan en el frigorífico, pues bien allí  la temperatura de refrigeración es inferior a los 5º C y la ley no permite que se conserven a esa temperatura. Así que ya lo sabes todo sobre la compra de huevos.

Translate »