Perder peso con el vino, ¿es posible?

La llegada del verano y las altas temperaturas implica varias cosas. Pero, la principal es la aparición de la temida operación bikini. Ese momento en el que la preocupación por las calorías toma un protagonismo que no ha tenido durante el resto del año. Es por eso que las bebidas alcohólicas quedan apartadas de la dieta, al menos en muchas ocasiones. No obstante, ¿sabes que es posible perder peso con el vino? Al contrario de lo que puedas pensar, esta bebida puede ser beneficiosa para tu salud. Siempre y cuando la consumas con cabeza.

El alcohol no engorda

Antes de entrar en el tema de perder peso con el vino, hay que aclarar ciertos aspectos. Lo primero que debes conocer es que el alcohol no engorda. Aunque puedas pensar lo contrario, lo cierto es que, aunque posea muchas calorías, estas no son absorbidas por el organismo. No son nutrientes. Por otro lado, las calorías vacías son aquellas que no poseen ningún tipo de nutriente. Por tanto, en el caso del vino, al no contener grasas y apenas hidratos de carbono y proteínas, no engorda.

Así que, sabiendo esto, el riesgo de tomar demasiadas calorías vacías solo se explica en el supuesto de llevar una dieta desaconsejable. Es decir, son los pinchos que suelen acompañar al vino los que pueden acarrear algunos kilos demás. Especialmente, los que contienen pan y otros hidratos de carbono. Y es que, estos mezclados con algunas copas de vino provocan acumulación de grasas. Como consejo, lo mejor es tomarse un buen caldo durante o después de las comidas.

Perder peso con el vino

Vino tinto. Fuente: apppromotionstore.com (pinterest.com)

¿Cómo perder peso con el vino?

La profesora Lamuela- Raventós se encargó de dar respuesta y explicar las ventajas que tiene el consumo moderado de vino. Todo ello en un evento virtual llamado “El vino y el control de peso- ¿es posible?”. La respuesta a esta incertidumbre es clara, estas ventajas pueden estar en los polifenoles. Los cuales están presentes en la bebida, en particular en los tintos. Y es que, el componente principal es el etanol. No obstante, también contiene minerales, como el potasio. Es en los caldos donde se encuentra una mayor concentración de polifenoles, como el resveratrol.

Este último es el que ayuda al cuerpo a aumentar la cantidad de tejido marrón. Que, es un tipo de grasa buena que convierte la comida en calor. Lo cual ayuda a quemar más calorías en los alimentos. Este proceso, llamado termogénesis hace que el cuerpo contrarreste las calorías consumidas en el vino. Y, además, quema más en los alimentos que ingieres. Junto con todo esto, los polifenoles mejoran la microbiota intestinal. Y, por último, pero no menos importante, estos son muy biodisponibles.

Se puede perder peso con el vino

Un estudio llamado PREDIMED demostró la poca incidencia de riesgo cardiovascular entre los bebedores de vino. Y es que, los más asiduos a la bebida no consumían una dieta más saludable que los que no bebían. Pero, los primeros tenían una frecuencia cardíaca más disminuida. Y, un IMC más bajo cuando el consumo de energía era el principal. Además, los que tomaban entre 7 y 14 unidades por semana, tenían un menor número de factores de riesgo cardiovascular en comparación con los otros.

Por otro lado, en cuanto al colesterol, cabe destacar que no hubo grandes cambios en los niveles. Mientras que se pudo observar que los bebedores de vino consumían más calorías, pero no engordaban. Cabe destacar que ambos grupos tuvieron a su disposición los mismos alimentos. Por lo que estas diferencias no estuvieron causadas por una mejor o peor dieta.

Perder peso con el vino

Comida con vino. Fuente: elbuenyantar-vidal.blogspot.com.es (pinterest.com)

No todos coinciden

Aunque la mayor parte de expertos coinciden en que el consumo moderado del vino puede ser beneficioso, no todos tienen la misma opinión. De hecho, aunque anteriormente has podido comprobar que los caldos no engordan, hay quien asegura lo contrario. Además, debes saber que es el alimento que más kilocalorías tiene. Esta cantidad puede ascender hasta 7 por gramo. Aunque, como en todo en la vida, hay varios grados. Esto va desde las 107 kcal de una copa de vino blanco seco hasta las 300 de una de vino dulce de alta graduación.

¿Consideras factible el perder peso con el vino? Has visto que numerosos entendidos en el tema aseguran que la clave está en la moderación. Por lo que, si eres uno de esos amantes de los mejores caldos nacionales, trata de consumirlos en los momentos adecuados. Esto te proporcionará un deleite magnífico y la mantención de tu salud en orden.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.