Recetas saladas con higos de temporada

Llega el final del verano y con este tiempo llega el momento de comer una de las frutas de esta temporada. Una fruta mediterránea originaria de Anatolia en la actual Turquía. Aquí te damos algunas recetas saladas con higos, pues es un alimento que encaja bien con otros productos. Ya se escribió en la Biblia las grandes propiedades de este fruto, que era la fruta de los filósofos de la antigua Grecia. A continuación te contamos cuáles son esas aportaciones nutricionales a tu dieta.

También es Turquía uno de los mayores productores actualmente. En el continente americano es Estados Unidos uno de los grandes productores. En España es la zona mediterránea la más productora junto con Extremadura. Las variedades más conocidas en nuestro país son la de Cuello de Dama, blanca o negra. También la Colar, la Blanca de Maella, la Burjasot y la Moscatel.

Propiedades del higo

Antes de repasar las recetas saladas con higos, debemos destacar que es una fruta muy interesante, ya que son muy ricos en minerales, fibra y vitaminas. Aunque se crea que es muy calórica por su dulzor, su valor es medio, aportando 70 calorías por cada 100 gramos.

En cuanto a su riqueza en minerales, destaca el potasio, el fósforo, el calcio y el magnesio. Es una fruta rica en vitaminas del grupo B en especial B1, B5 y B6 y también en vitamina K. Su riqueza en fibra soluble e insoluble ayuda a mejorar el tránsito intestinal, mejorar los niveles de colesterol y de glucosa en sangre.

Los higos de variedades oscuras contienen fenoles, grasas Omega3 y Omega 6 reforzando la ayuda contra el colesterol malo. Además, su poder saciante puede ayudar a todas las personas con dieta si las ingieren unos minutos antes de las comidas.

Recetas saladas con higos

Los frescos de temporada combinan muy bien con muchos otros productos. Su dulzor las hace muy apetecible con quesos, así como combinado con embutidos por su contraste dulce-salado. También con frutos secos como avellanas, almendras y nueces o simplemente en ensaladas. Su conservación es delicada porque deben consumirse maduros y estos se conservan solo unos días en estado óptimo. Llegado a su punto, la mejor forma es conservarlos en el frigorífico como máximo 3-4 días.

recetas saladas con higos
Higo abierto en una ensalada

Fuera de temporada los podemos consumir secos, donde se consumen como postre junto con frutos secos. También en almíbar, mermeladas y escarchados. Eso sí, las siguientes recetas saladas con higos que te recomendamos son para elaborar con el producto en fresco. Si tienes posibilidades de disfrutar de esta magnífica fruta ahora, apunta estas ideas:

-Ensalada: es una de las mejores formas de comer higos frescos, puedes combinar esta ensalada con rúcula y aguacate. Una magnífica combinación.

-Higos rellenos con quinoa: otra forma de combinar la quinoa es rellenar o añadirla a esta fruta. Un choque de sabor y textura interesante.

-Quesos variados: disfruta de una de las mejores combinaciones, te aconsejamos quesos cremosos, de cabra u oveja y no muy curados.

-Pizza o coca: si quieres complementar una coca o pizza, añade esta fruta dulce a rodajas unos minutos antes de sacarla del horno. Un sabor genial que combina muy bien con los otros ingredientes.

Mozzarella y tomate: un plato sencillo, diferente y exquisito. Puedes hacerlo también con burrata en lugar de mozzarella y sigue siendo un plato muy mediterráneo.

 

higo fruta higuera

Higo colgando de su higuera

-Montaditos: te sugerimos un montadito sencillo y delicioso. Encima de un poco de pan, un poco de tomate, un poco de queso, higo fresco y una anchoa.

Carpaccio de ternera  con higos: añade a tu clásico carpaccio de ternera con queso parmesano unas rodajas también finas de higo fresco. Vas sorprender.

*Helado de queso con higos: acabamos con un postre, para que no te comas el higo fresco sin acompañamiento tras las otras recetas saladas con higos. Con el helado de queso fresco, nata o leche va genial. Añade el higo también a una temperatura baja en trocitos y disfruta de estos dulces tropiezos con el helado.

Las ventajas de comer fruta de temporada

Hay muchas ventajas de comer frutas de temporada. Uno de los principales beneficios que obtenemos es que maduran más tiempo en el árbol y eso se nota en sabor, textura y propiedades nutricionales de la fruta.

La sostenibilidad del medio ambiente también está muy vinculada a comer las frutas o verduras de temporada. Están cultivadas en la proximidad, no hay tanto consumo de energía en su transporte y se ayuda a los cultivos y biodiversidad del entorno.Además. son más económicos que cuando están fuera de temporada, ya que estos se han tenido que traer de otro hemisferio o se cultivan en entornos artificiales.

Puedes aprovechar para elaborar mermeladas o conservas de este fruto y poder disfrutar, de otra forma, fuera de su temporada también de él. Así, después de utilizar el producto excelente en estas recetas saladas con higos frescos, aún podrás degustarlo el resto del año.