Ventas veraniegas de pescado, ¡en descenso!

En plenas vacaciones de verano, a muchas personas les llega el momento de disfrutar de unos días de relax. Ya sea en su segunda residencia, o incluso, en la costa. Y, si hay algún acompañante perfecto para este tiempo son los productos del mar. Frescos y con un sabor increíble son uno de los puntos fuertes de la gastronomía española. No obstante, las ventas veraniegas de pescado están cayendo a niveles insospechados. ¿Quieres conocer las causas de esta realidad? Sin duda, son alimentos de calidad inmensa que están pasando por una grave crisis.

Problema de las ventas veraniegas de pescado

Está claro que el consumo y compra de pescado está decayendo con mucha velocidad. Tanto en las zonas del litoral como en las grandes urbes. De hecho, el despacho de estos productos es un 30% inferior al que las pescaderías registraron el verano pasado. No obstante, la mayoría de empresas aseguran un incremento del consumo de pescado y de marisco en las costas. Mientras que confirman el retroceso en el interior. Algo que es típico durante la época estival.

A todo esto, se le une que la pandemia sigue frenando la venta. La explicación a estos aspectos viene dada porque no hay turismo extranjero. Lo que significa que muchos millones de personas no consumen los grandes productos nacionales. No obstante, María Luisa Álvarez, directora de Fedepesca, explica que la oferta de pescados y mariscos en España es superior. Siempre en comparación con los años anteriores. Por lo que este problema se resumiría en que la falta de compradores hace que la venta de pescado disminuya.

Ventas veraniegas de pescado

Pescado. Fuente: pescaderiamotrilena.com

La gran ausencia

Con la llegada de la progresiva desescalada, los ciudadanos están saliendo cada vez más. Y es que, las comidas o cenas en bares y restaurantes están volviendo a ser muy habituales. Pero, el problema es que esto no compensa la ausencia de visitantes extranjeros. Quienes son los grandes encargados de hacer el mayor desembolso en esta clase de celebraciones. Además de que los españoles ingieren menos pescado cuando acuden a establecimientos hosteleros. En perspectiva a cuando se queden a cenar en su casa.

En relación a este último punto, es importante que sepas de donde viene el mayor consumo de alimentos frescos en España. Al menos un 30% procede de bares y restaurantes. Pero, en el caso de pescados y mariscos ese porcentaje baja hasta más de la mitad. Con la excepción de las comunidades de Andalucía o Galicia. Zonas con mayor tradición gastronómica marinera en la hostelería.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Costa Brava (@costabrava)

El precio de las ventas veraniegas de pescado

La realidad en cuanto al coste de los pescados es que han subido. Todos y cada uno de ellos menos el de la anchoa, la sardina y bonito. Además, el consumo de especies de temporada como el bonito o especies menudas ha subido exponencialmente. Unido a la de los artículos fáciles de preparar como las brochetas.

En relación a las preferencias de los consumidores, crecen los pescados de preparación más simple, como por ejemplo los aptos para frituras, plancha y barbacoa. Junto con esto, también están en auge los transformados para las ensaladas. Entre los que destacan los palitos de cangrejo, y aperitivos, como las anchoas en conserva y mariscos como los langostinos. Sin olvidar las deliciosas gambas, mejillones y camarones.

Ventas veraniegas de pescado

Mariscos. Fuente: Pescados Consuelo y Pardalet (pinterest.com)

Las ventas en verano

Durante la temporada de las altas temperaturas, se produce un mayor consumo de refrigerados. Frente al pescado fresco y congelado. Esto es atribuido por las grandes empresas a la relajación de restricciones y a la preferencia por los platos ligeros. Cabe destacar que las empresas de gran consumo vendieron productos pesqueros por un valor superior a los 2 millones de euros. Lo que representa un 0,5% más que el primer semestre de 2020.

Y, además, los consumidores prefieren hacer sus compras en las tardes, debido a las altas temperaturas de la mañana. Por último, pero no menos importante, es clave entender la expansión de las ventas veraniegas de pescado por internet. La cual ha crecido mucho desde la pandemia. Aunque, durante los meses de verano esto cambia. Debido a que el consumidor viaja y, por lo tanto, prefiere acudir a la tienda física para comprobar la calidad del producto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Itsasoko (@itsasoko_txangu2)

Has podido comprobar que las ventas veraniegas de pescado están bajando con respecto a otros años. No obstante, ¿eres una de esas personas que apuesta por los productos del mar en verano? Sin duda, son la mejor opción para disfrutar de una comida perfecta en compañía de amigos y familiares. ¡Del mar a tu mesa!

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.