¿Nunca te ha dicho tu abuela que debes beber zumo antes de comer lentejas? Puede que te suene a chino o que quizá lo hayas escuchado en algún lado. ¿Será un mito urbano que el hierro se absorbe mejor haciéndolo? En el presente artículo explicamos por qué funciona y qué clase de zumos son válidos. Presta atención porque lo que vas a leer puede cambiar tu alimentación para siempre.

Beber zumo antes de comer lentejas: ¿cuál?

No hace falta estar en posesión de un grado en bioquímica para comprender lo que vas a leer a continuación. Además de las abuelas, son los nutricionistas quienes no se cansan de repetir lo del mítico zumo. ¿Pero cómo funciona? Para empezar, no todos valen. El de naranja, el recomendado por tu familia, sí es válido. Igual de aceptable que el de limón, lima, fresas, cualquier fruto del bosque, kiwi… ¿Qué tienen todos en común? La vitamina C.

Antes que nada conviene recalcar que pueden ser consumidos en su formato sólido también. La vitamina no se absorbe en mayor cantidad al exprimirlo. ¿Pero por qué ayuda a absorber el hierro? La clave es aprender a distinguir dos clases de hierro: el hierro hemo y el hierro no hemo. El primero es de origen animal y está presente tanto en la carne como en el pescado. El segundo es de origen vegetal y carece de la hemoglobina (la cual le da nombre).

comer con diabetes zumo/beber zumo antes de comer lentejas

La vitamina C ayuda a la asimilación del hierro de las lentejas/Fuente: Pixabay

Esta molécula es la encargada, como nos enseñan en el colegio, de transportar el oxígeno de la sangre. Su estructura, aquí se pone técnica la cosa, consta del hierro en el medio rodeado de un anillo llamado pirrólico. La presencia de este supone que absorbamos entre el 10 y el 25% del hierro de la carne. Por el contrario, los productos vegetales carecen del anillo. El resultado es que solo nos llega entre el 2 y el 5%. Al hierro lo debilitan otros componentes antes de ser absorbido.

¿Cómo remediarlo

Beber zumo antes de comer lentejas, con vitamina C, nos ayudará sobremanera. Esta favorece un pH ácido en el estómago que mantiene al hierro no hemos en su forma reducida. Otro motivo es que protege al hierro no hemo, desprotegido por la ausencia de anillo, de los perversos fitatos y taninos (presentes también en las lentejas y enemigos naturales del hierro). Así pues, aumentamos el porcentaje de absorción en uno de los alimentos más ricos en hierro (8 gramos de cada 100). ¿Te animas a beber zumo antes de comer lentejas?

 

 

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.