Vacas locas: ¿qué es esta enfermedad?

Seguro que has escuchado sobre las vacas locas. Aunque te pillase en la infancia, es probable que hayas escuchado comparaciones con el ébola o la gripe A. ¿Por qué Europa temió tanto a este amago de epidemia? ¿Cómo influye en ella la alimentación de las vacas? Continúa leyendo si quieres descubrir los secretos de esta enfermedad.

De dónde vienen las vacas locas?

La venta de res brasileña a China ha sido interrumpida tras detectarse dos casos de vacas locas en el país sudamericano. Después de lo que pasó en Wuhan, es comprensible que cada vez se tome más enserio las alertas sanitarias. Como en muchos otros casos, esta se trata de una enfermedad animal capaz de dar el salto a los seres humanos. Pero… ¿es tan peligrosa?

Lo primero que hay que aclarar es que no está muy claro el proceso bioquímico que deriva en esta enfermedad neurodegenerativa. El consenso científico señala a una proteína llamada prión como la causante. Una normal mutaría dando lugar a un Orión dañino. Como consecuencia la vaca desarrolla una enfermedad que le lleva a perder la coordinación e incluso a la agresividad. Tras los primeros síntomas, el animal muere en pocos meses. Lo peligroso para la salud humana es que los síntomas tardan en aparecer entre cuatro y seis años. Cuando es detectada puede ser ya tarde.

vacas locas

Las condiciones de la ganadería industrial facilitaron la aparición y propagación de la enfermedad/Fuente: Pixabay

¿Cómo se contagian las vacas?

De no estar sometidas a controles veterinarios, da tiempo a que la enfermedad avance e incluso pase a personas. Hay ocasiones en las que se comprueba que la vaca tuvo la enfermedad de las vacas locas al examinar su tejido una vez muerta. Es fundamental detectar cuales la tuvieron para prevenir otros brotes. La forma de contagio es algo peculiar. Resulta habitual que la ganadería industrial prepare pienso con los restos pulverizados que no se comieron de las vacas.

Si una parte de este polvo procede de vacas infectadas, es probable que la vaca que lo ingiera acabe desarrollando la patología. Para más inri, los humanos podrían infectarse al comer carne infectada. Concretamente de la variante Creutzfeld-Jakob de la enfermedad. Fue por ello que se desató el pánico en la Europa de 1996 ante el temor de que una epidemia se propagara por el continente desde la carne británica. ¡Este país contaba con 200.000 cabezas de ganado infectadas! A España no llegó hasta el 2000.

riesgo en carnes rojas

Los controles sanitarios de la carne han sido incrementados/Fuente: Pixabay

Por suerte el asunto quedó en una falsa alarma, de las que se acostumbraron las autoridades sanitarias antes de la Covid-19. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.) cifra el total de contagiados durante los últimos veinte años en 232 personas. Desafortunadamente, ninguno de ellos sobrevivió. Desde entonces, España y el resto de Occidente han reforzado sus controles en cuanto a sanidad animal. Esperemos que nunca se repita la alerta de los noventa.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.