Chocolate rosa: ¿cómo es el cuarto sabor?

Si te damos una onza de chocolate rosa es muy probable que pienses que vas a comer una guarrada. Seguramente te vengan a la cabeza alimentos llenos de colorantes químicos y azúcar como el helado sabor nube. Nada más lejos de la realidad. El color del chocolate rosa Ruby no procede de ningún añadido, sino del método de elaboración. Y es que ahora el chocolate ya no es solo con leche, negro o blanco. Se suma un color más que no va a dejar indiferente a nadie. Descubre el invento que transformará este producto.

¿De dónde viene el chocolate rosa?

Muchas marcas aseguran que el color proviene de una variedad concreta de cacao. Esta procede de ciertos lugares con una climatología concreta de Brasil, Costa de Marfil y Ecuador. Nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que las marcas son muy selectivas con las habas de cacao, la variedad no lo es todo. El secreto reside en la preparación, ya que las bayas empleadas son las mismas de siempre: Theobroma cacao.

La baya de cacao siempre tiene tonalidades rojas y moradas. Además es un fruto rico en flavonoides. Sin embargo, con el tueste y fermentación adquiere el color marrón característico. Así es como consigue un sabor amargo mientras pierde los flavonoides. En cambio, el chocolate rosa anula o reduce el proceso de fermentación. Por el contrario, selecciona granos ricos en flavonoides y los acidifica. De ahí vienen el color rosa y el sabor afrutado y ácido.

El chocolate del siglo

Este producto llegó en el año 2017 tras diez años de investigación. Su aparición fue anunciada por Barry Callebaut como el acontecimiento chocolatero del siglo. El grupo suizo es una de las compañías chocolateras más grandes del mundo. Cuando este comenzó a fabricarlo era muy extraño encontrarlo en tiendas. Hoy en día la cosa ha cambiado. Esto es debido a que muchas marcas se han lanzado a la piscina con la cuarta categoría de chocolate. Por poner un ejemplo, Nestlé lo vende con trozos de frambuesa deshidratada.

Chocolate rosa Ruby

Chocolate rosa Ruby. Fuente: barry-callebaut.com

El chocolate rosa pertenece a una línea concreta de productos de la multinacional. Forma parte de Les recettes de l’atelier y cuesta tres euros. Este no es un precio desorbitado si lo comparamos con otros chocolates de este grupo. También vende barritas de Kit Kat bañadas en esta nueva clase de chocolate. Un paquete de 41’5 gramos cuesta 1’25 euros. No es más caro que el resto.

Angus Kennedy, experto británico en chocolate, da su opinión en The Sun sobre este descubrimiento. Para él es algo que podría haber inventado Willy Wonka de ‘Charly y la fábrica de chocolate’: “Tiene un color vibrante, entre rosa y rojizo, diferente a todo lo que he visto”. Afirma que su sabor es tan ligero y afrutado que te costará darte cuenta de que comes uno detrás de otro.

Y es que el público objetivo son los jóvenes. Las grandes marcas quieren aprovechar su experiencia chocolatera combinada con las nuevas tecnologías para atraerles. Es el chocolate inventado en su época y por ello están más abiertos a cambios. La última vez que se creó un nuevo sabor fue en los años treinta con el chocolate blanco. Noventa años más tarde podemos considerar aquella rompedora invención como algo completamente normal.

¿Cómo de saludable es?

Los chocolates más saludables son aquellos que contienen más de un 80% de cacao. La mayor proporción de este le quita espacio al azúcar. El chocolate Ruby no va por esta línea. Su oferta es muy limitada y quienes lo venden suelen hacerlo con porcentajes de cacao bastante reducidos. El de Nestlé mencionado anteriormente contiene solo un 48%. No puede considerarse saludable con sus ingredientes principales. Estos son el azúcar y la manteca de cacao. Cada tableta contiene más de 500 kilocalorías, un 21% de grasas saturadas y un porcentaje de azúcar del 48,5%.

Kit Kat rosa japonés

Kit kat rosa japonés. Fuente: Oriental Market

Igualmente, en su justa medida no te hará daño. Lo más seguro es que cada vez más compañías se suban al tren y comiencen a venderlo. Esto dará lugar a una infinitud de nuevos postres, pasteles, helados… El mundo del dulce está cambiando y cada día nos sorprende con algo nuevo. ¿Quién sabe cuál será el próximo nuevo color que sorprenda tanto como este chocolate rosa?