El vino es, sin duda, uno de los productos más refinados de todo el panorama gastronómico nacional. Pese a que su calidad es más que obvia, existen ciertas dudas en cuanto a su etiquetado y funcionalidad. Seguro que alguna vez te has preguntado cómo es un vino natural. El problema de esta cuestión es que todavía no hay una respuesta clara. Se podría decir que este apartado del sector vinícola vive en una especie de limbo del que se pretenden aprovechar la mayoría de viticultores. ¿Quiere saber cómo se podría solucionar esta complicada situación? Aunque sea difícil, con tiempo se llegará al resultado.

Un mensaje erróneo

El tema de cómo es un vino natural ha conseguido que se extienda un clima de dudas en el sector. De hecho, ya hay algunos que advierten de que se trata de un mensaje equívoco. El cual puede inducir al consumidor a pensar que todo aquel caldo que no sea natural es artificial. Y, la realidad es muy diferente. Por otro lado, los defensores de este etiquetado piensan y defienden que se trata de una especie de regreso a los orígenes.

Pero, la realidad es que el auge de este tipo de producciones, catalogadas como naturales, se enmarca dentro de un contexto marcado por la aparición de muchos “apellidos” en las etiquetas. Por ejemplo, vegano, ecológico o biodinámico. El problema de todo esto es que no existen ningún consenso internacional respecto a este concepto de vino natural. Aunque, en Francia, lugar donde el movimiento es más fuerte, se autorizó la puesta en marcha de un sello bajo la denominación “vino de método natural” de forma oficial en 2020.

Copa de vino

Copa de vino. Fuente: Pixabay

La posible solución

Es posible que teniendo en mente la incertidumbre que has conocido anteriormente, lo primero en lo que piensas para solventarla es en la creación de un sello oficial. Y, está claro que podría ser una buena solución para saber cómo es un vino natural, pero hay quien ve ciertos inconvenientes. Y es que, pese a que un sello puede ser una buena forma de informar al consumidor, también se trata de un mercado agresivo donde la gran industria quiere abarcar todo. Por ello, la mayoría de viticultores prefieren mantenerse al margen de todo ello.

Al fin y al cabo, la compra de un vino se resume en una cuestión de confianza entre cliente y productor. Porque, como es obvio, todos los caldos pasan por análisis de laboratorio para corroborar que cumplen con una serie de requisitos. Con todo esto, debes saber que la etiqueta de “natural” se reserva a los vinos procedentes de viñedos ecológicos y en los que a la hora de transformar la uva se opta por no recurrir a la adición de sulfitos o levaduras. Por lo que, no podrás encontrar ningún producto con esta denominación que no cumpla estas directrices.

copa y botella vino

Copa y botella de vino. Fuente: informaciongastronomica.com

Dudas también en España

Desde la Federación Española de Vino, la cual reúne a más de 700 bodegas, se incide en que está bebida requiere necesariamente de la intervención humana para su transformación. Por lo que no se encuentra en la naturaleza por sí misma. Así que, siguiendo la ley actual, cualquier caldo tiene derecho a reivindicar un vínculo con el concepto de natural. Además, desde la misma entidad advierten que inducir a confusión al consumidor puede poner en riesgo toda la alta estima que el sector vinícola española se ha ganado alrededor del mundo.

Por otro lado, también en suelo español podrás encontrar la Asociación de Productores de Vino Natural. La cual solo reúne a 16 socios, actualmente. Además, cabe destacar que la mayoría de ellos comercializa anualmente menos de 10.000 litros y están presentes en comunidades como Cataluña, Andalucía, Castilla y León o Madrid. Pero, lo más importante es que hasta ellos tienen dudas y mantienen debates a nivel interno sobre cuáles son los siguientes pasos a dar.

Con vistas al exterior

Como dato curioso, ahora mismo, la mayor parte del vino natural producido en España se dirige a la exportación. Y es que, la mayoría de productores de este tipo de caldo iniciaron su andadura con el objetivo de ofrecerlo en sus tierras de origen. Pero, al ver que la demanda nacional era muy escasa, decidieron abrir sus puertas hacia el exterior. Entre los principales compradores de vino natural se encuentran, sobre todo, Alemania y Canadá.

¿Tenías consciencia del gran dilema que está viviendo el sector vinícola? Es un tema bastante complicado, pero que con el trabajo de todos los viticultores y entendidos logrará tener una solución. Has podido comprobar que saber cómo es un vino natural es una tarea ardua y, actualmente, sin respuesta.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.