Cría de pulpos: amenaza inminente a la vida marina

La cría de pulpos presenta a la vez un gran avance para la ciencia y un peligro para el mar. Los investigadores que la hicieron posible aseguran que sus beneficios serán cuantiosos y que podremos proteger la especie. Mientras tanto, otros científicos les acusan de solucionar un problema creando otros. Descubramos las claves de este animal marino, cuya cría ha tardado 60 años en ser posible. ¿Lograrán grandes compañías como Pescanova ponerlo en venta?

Hallazgo sin precedentes

Un equipo de científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Canarias y Vigo logró en 2018 algo impensable. Hasta entonces, nunca se había logrado criar un pulpo desde que es una larva hasta que se convierte en adulto. Ellos lo lograron tras 60 años de ensayos. Así pues, comenzaron a barajar sobre las posibilidades comerciales que ofrecía este novedoso hallazgo. Estas las enfocaron en el sector alimentario. La idea era poner las piscifactorías españolas en marcha a partir de este año, aunque la crisis sanitaria lo ha aplazado.

Cría de pulpo

Cría de pulpo / Fuente: @JuliioContreras

¿Pero por qué es, o era, tan difícil criar un pulpo? Por su alta mortalidad antes de llegar a la adultez. Los estudios trabajaban hasta hace dos años alimentando a las crías de pulpo con larvas de centolla. Era costoso y, además, costaba sincronizar el ciclo de reproducción de las dos especies. Dicho equipo científico cambió el protocolo alimenticio por uno no especificado. Se logró una supervivencia del 65 %, ya que la mayoría consiguió asentarse en el entorno. Confían en que estos pulpitos también avancen la investigación en células madre.

La mayor ventaja que ofrecería la cría de pulpo es que podríamos consumirlo sin agotarlo. Últimamente las capturas de este animal en estado salvaje han descendido. Por lo tanto, podríamos asegurar su disponibilidad en el mercado mientras bajamos los precios del producto. Todo ello sin necesidad alguna de importarlo de otros lugares como Marruecos y el Sáhara Occidental, de donde procede la mayoría. Su producción masiva abre la puerta a muchas oportunidades económicas. Hablamos de un animal ampliamente consumido en el mundo entero.

Un pulpo en su entorno

Un pulpo en su entorno

¿Es ética la cría de pulpos?

El dilema ético llega cuando cuatro científicos y filósofos firman un ensayo en 2019. Está enfocado al caso de España aunque también tratan otros como los de Grecia, Portugal, México o China. Estos países persiguen el mismo fin. Dicho manifiesto pide el cese inmediato de las investigaciones porque representan un peligro para el equilibrio marino. Alegan que las cantidades de pescado que necesitan estos cefalópodos para vivir son colosales.

Si se criasen de manera industrial se reducirían las capturas de pulpos. No obstante, se arrasaría con multitud de peces y crustáceos para alimentarlos. El descenso de la vida marina que existe hoy en día se agravaría. Aumentaría la presión sobre el entorno. Consideran que la cría de un animal carnívoro como este va en sentido contrario a garantizar la soberanía alimentaria. La población humana mundial va en aumento y sería contraproducente enfocarnos en un alimento que consume tantos recursos.

Tentáculos de pulpo en un plato

Tentáculos de pulpo en un plato/Fuente: Pixabay

Muy inteligentes moluscos

Otro factor importante es el bienestar de los cefalópodos. Estos forman parte de una especie extremadamente inteligente que requiere estimulación cognitiva. Necesitan moverse, explorar, manipular e interactuar con su entorno. La ganadería intensiva no suele ser compatible con estas actividades. 

Son animales con una enorme capacidad de resolución de problemas. Un buen ejemplo es su capacidad de construir refugios con cáscaras de coco. Además, cuando pasa el tiempo siguen recordando las estrategias que les fueron útiles. Tienen muy buena memoria. La cría de pulpos podría suponer la muerte de muchos por estrés, además de multitud de lesiones entre ellos.

A modo de conclusión se podría advertir sobre el peligro que conlleva esta actividad. Como sociedad responsable y empática podemos comprender las graves consecuencias que trae la cría de pulpos. Seamos honestos, el pulpo no es fundamental para nuestra supervivencia. Simplemente podemos proteger la especie reduciendo su consumo y sus capturas. Una opción plausible es sustituirlo de vez en cuando por potón. Este es una especie de calamar que abunda en los mares. Su sabor se parece tanto que en algunos restaurantes te lo colaban… haciéndolo pasar por pulpo.