El chucrut: qué es, beneficios y receta

Hoy te presentamos este alimento probiótico procedente de la col fermentada y que tiene multitud de propiedades saludables. También te enseñamos cómo puedes obtenerlo de una sencilla forma para después consumirlo en una fácil elaboración. De origen alsaciano, el chucrut fue descubierto gracias a sus aportes nutricionales. Luego, su uso se fue expandiendo por los países europeos y también Rusia, por la necesidad de encontrar una verdura que aguantase mayor tiempo los largos inviernos. Ahora, en la actualidad también ha alcanzado popularidad

El chucrut y sus aportes saludables

Sus beneficios no están directamente en la col blanca, sino en su fermentación, proceso en el que aparecen las bacterias lácticas que aportan los nutrientes. Esos que permiten que el chucrut adopte unas propiedades muy interesantes para tu salud. Siempre gracias a la acción probiótica de este alimento. Puedes aprovechar sus ventajas consumiéndolo con relativa frecuencia dentro de tu dieta saludable.

Porque posee un alto contenido en vitaminas A, B y C. También porcentaje alto de minerales, sobre todo sodio, fósforo, potasio y calcio. Además, el chucrut apenas tiene calorías ni grasas. Ideal para añadirlo a tus comidas. Con estos aportes nutricionales, te ayuda a mejorar diversas funciones de tu organismo, como flora intestinal o el equilibrio de pH en el intestino. Fortalece tu sistema inmunitario, al igual que el digestivo y te permite una mejor absorción de nutrientes.

Por otro lado, es útil para inhibir la proliferación de células que generan cáncer de pulmón, hígado o colón, gracias a los isotiocinatos que contiene. Igualmente, actúa frente a la inflamación de cualquier zona de tu cuerpo.

Elaboración y plato para su consumo

El chucrut se obtiene tras la fermentación de la col blanca, por lo que debes preparar este proceso en un bote de cristal, por ejemplo. Simplemente introduciendo cantidad de tiras de col en dicho recipiente con sal marina, ya tienes el preparado. Mantén en la nevera durante seis meses para conseguir que quede bien fermentado. Luego, solo te quedará consumirlo junto a otros alimentos con los que encaja de fábula. Otras verduras, patatas, carnes o pescados pueden acompañarlo. Pero solo también lo puedes comer, en ensaladas.

Una receta muy sencilla une el chucrut con un puré de patatas y un trozo de codillo al horno. Elabora ambos productos con anterioridad antes de añadir este probiótico. ¡Disfruta de este gran manjar!