Fournier y su baraja de cocina española

La gastronomía de España está presente en cada vez más ámbitos, sectores o incluso objetos. A los típicos souvenirs que puedes encontrarte por todo el país en representación de algún producto o comida autóctona nacional se suman otros elementos. Por ejemplo, esos que conforman un estuche de naipes. Porque la famosa marca Fournier y su baraja de cocina española ya está disponible. Bien para jugar, bien para coleccionar simplemente, las cartas son un fiel reflejo de alimentos y bebidas de nuestra geografía. Desde las naranjas hasta el vino de Jerez. ¡Te contamos más sobre esta curiosa colección aquí!

El significado de estos naipes gastronómicos

Si partimos de la consideración tradicional de que los juegos de naipes simbolizan la diversión de los miembros de un grupo participante y del placer que siente el ganador, podemos identificar ello con este caso. Tan particular como representativo de lo que es la gastronomía de nuestro país. Esa que bebe o se nutre, nunca mejor dicho, de distintas influencias por los pueblos que asentaron la geografía española en su época. Fenicios, árabes, judíos, franceses… Al final cada despensa aportó sus ingredientes, productos o recetas a la tradicional dieta mediterránea. Aunque, eso sí, ahora nuestra cocina pase por un vanguardismo notable sin olvidar lo tomado de antaño.

De esa manera, Fournier y su baraja de cocina española refleja las similitudes que existen entre el mundo gastronómico y el de las cartas. En cada palo aparece alguno de los grandes productos que tenemos en España pero manteniendo la tradición del objeto dibujado en dicho naipe. Ese de toda la vida en este juego de entretenimiento que se fue traspasando de generación en generación, de abuelos a jóvenes.

baraja naipes

Caja de naipes Fournier / Foto: amazon.com

Origen de la baraja española y beneficios

Antes de ir repasando cada uno de los elementos que componen la baraja te recordamos que el origen de la baraja española se sitúa en un modelo otomano. Este no fue más que una evolución de otra versión, la persa, a su vez muy probablemente surgida por una china o india, según cuentan los historiadores. Pero, a pesar de todo este recorrido histórico por su nacimiento, desde hace siglos se ha identificado como típica de nuestro país. Un juego que nos viene acompañando bastante tiempo atrás, en épocas en las que no existían tantos entretenimientos tecnológicos como los de la actualidad.

Los juegos de cartas tienen importantes beneficios para sus participantes, ya que mejoran las cualidades psicomotrices y del control numérico. Además, permiten practicar las estrategias, la capacidad para asumir éxitos o fracasos e incluso la sociabilidad con los otros jugadores. Una de sus ventajas reside en la adaptación a cualquier entorno, momento y situación del día.

Las partidas de naipes no entienden de horarios ni de lugares, ya que se pueden disfrutar por el día o por la noche, en la casa o en la playa, con familiares o amigos. Eso sí, quizás sean las personas mayores quienes más horas dedican a este entretenimiento ya en la jubilación. Les ayuda a mantener la mente activa y lúcida, así como a estimular la memoria y la actividad cerebral. 

baraja de cocina española

Tres de las cartas de la baraja / Foto: amazon.com

¿Cómo es Fournier y su baraja de cocina española?

Ahora, dejando a un lado el estuche de cartas tradicionales, la posibilidad de echarse unas partidas con Fournier y su baraja de cocina española es puro placer. Tanto como acompañar el rato con algún plato para picar y compartir junto al resto de jugadores en la mesa. Naranjas, jamones ibéricos, pescados y vinos de Jerez son los manjares protagonistas en cada palo, algunos de ellos correspondientes al elemento típico de la baraja. De esta manera, las copas contienen vino (tanto tinto como blanco); las espadas están fusionadas con pescados de nuestros mares; y, por supuesto, los bastos se identifican con el excelente jamón ibérico nacional.

El resto de cartas (todas diseñadas por la ilustradora Silja Goëzthomenajean a las personas o los oficios representativos en la cadena alimentaria. Desde una mujer agricultora hasta un chef, pasando por una dependienta de pescadería o una abuela con un libro de recetas en las manos. No es necesario explicar qué quiere significar cada uno de estos palos tan gastronómicos. ¡Ah, tampoco faltan los burros portando en sus capazos esos productos típicos!

Si quieres hacerte ya con este juego tan original, en Amazon puedes comprar esta gran novedad de Naipes Heraclio Fournier y su baraja de cocina española. ¡Diviértete!