Helados Rocambolesc: fusiones creativas

Si ahora que ya empieza a apretar el calor buscas la innovación y la oferta diferencial en los alimentos más refrescantes del verano, quizás los helados Rocambolesc sean tus perfectas delicias. Porque nacieron en su día fruto de un proyecto donde dos grandes del mundo pastelero se unieron para servir mucho más que sabores fríos. Porque transforman los postres más gourmet en unos fascinantes productos veraniegos y porque también se caracterizan por la inmensa creatividad. Esa que tanto Jordi Roca como Alejandra Rivas trasladan a cada uno de los helados, las tarrinas, los panet o los originales polos representativos. Aquí os damos muchos más detalles de esta ‘gelatería’ expandida desde Girona hacia otros puntos del territorio nacional. ¡Se te hará la boca agua!

Primera fusión en el origen

El prestigioso hermano de los Roca y uno de los mejores reposteros de España e incluso del panorama internacional siempre quiso tener una heladería. Así lo confiesa en la propia web de helados Rocambolesc.  Siguiendo su relato, para ello, primero debía aprender la técnica que había detrás de la elaboración de un producto así y siempre artesanal. “Un tiempo después y gracias a la complicidad y generosidad de mis hermanos que creyeron en este sueño que me apasionaba, fue cuando abrimos Rocambolesc”, recuerda el chef catalán. Eso sí, ese proyecto no lo emprendió tampoco solo. Su mujer Alejandra Rivas le quiso acompañar. Esta pastelera natural de México, formada en las cocinas de Martín Berasategui y que llegó a ser jefa de pastelería en El Celler de Can Roca, fue la pareja ideal.

Así surgió la primera fusión perfecta entre ambos especialistas que querían ofrecer “una ventana al mundo dulce del celler donde transformamos los postres en helados”. No sirven simplemente estos alimentos estrella del verano que refrescan cualquier paladar, sino que aportan mucho más. Formas originales, fusiones únicas e ingredientes sorprendentes toman protagonismo junto al “equipo transversal” que crea cada producto. Creatividad como máxima imprescindible.

Así te deleitan los polos emblemáticos

De esa fusión en las cocinas no podían defraudar los helados Rocambolesc finales que serían la perdición de todo consumidor atraído por sus cualidades. Con esa premisa inicial, las otras fusiones podemos apreciarlas e incluso saborearlas. Tienen que ver con la capacidad de adaptación de una receta normalmente preparada como postre que queda montada como helado. Así como también con la presencia de ciertos elementos muy gourmet e incluso, en algunos de los productos, de una definición clara de belleza gastronómica representativa. Sin ir más lejos, los claros ejemplos de estas últimas versiones son los polos. Sus nombres se identifican con esculturas o emblemas famosos:

helados Rocambolesc

Polo Icephone / Foto: rocambolesc.com

El culo de la leona (manzana de Girona y bergamota)

El oso de Madroño (ciruela de arbusto y melocotón)

La mano dorada (naranja sanguina y mango)

Rocanas (fresa con agua de rosa)

-Helado oscuro Darth Vader (arándanos con vainilla)

Dedo de Colón (chocolate, aceite y sal)

Además de todas estas opciones de sorbetes materializados, hay otras más como el Velancoco (leche merengada y coco), el polo De Primera (requesón de leche de oveja con fresones) o el polo de la Cara del Moro (horchata y turrón). Eso sí, ninguno de ellos tan famoso quizás como el Icephone, dirigido a los fans del móvil de Apple. ¡Pero no, no lleva manzana! Yogur, regaliz y lima lo componen con su conseguida forma rectangular. ¡Fascinante!

helados Rocambolesc

Tarrina; Icephone; Panet; Sorbete de coco con violeta / Foto: rocambolesc.com

Así te derriten los helados Rocambolesc

Propiamente como helados Rocambolesc en la más fiel transformación del postre a dicho formato dispones de las siguientes propuestas, todas ellas para disfrutar de un cúmulo de sabores en boca:

Làctic (dulce de leche, confitura de guayaba y algodón de azúcar)

Chocolate (grue de cacao, peta-zetas, galleta y cobertura de chocolate)

Manzana al horno (manzana caramelizada, cocida y galleta de mantequilla)

Vainilla (crujiente de caramelo, bizcocho de chocolate y salsa de cacao)

Sorbete de coco con violeta (fresa, rocas de miel y nube de violeta)

Aparte de estas suculentas alternativas elaboradas por chefs que dominan las mejores técnicas, no podemos dejar de lado otros formatos de presentación como las tarrinas. Las tienes de carajillo de Baileys, turrón, madalena, carota, fresa, mojito, coco, coco con violeta, mango, vainilla, xocolate, parmesano, manzana al horno, dulce de leche, chocolate con leche y té de flores o recuit.

panet helados Rocambolesc

Panet / Foto: rocambolesc.com

Por supuesto, en cada una de las heladerías repartidas por Girona, Barcelona, Madrid e incluso Alicante puedes personalizar a tu gusto los helados Rocambolesc. ¡Añade los toppings que más te apetezcan en el momento de pedir tu refrescante gelato! ¡O prueba los curiosos panets, unos brioches rellenos de frío helado pero calientes por fuera!