Pipas de girasol, perfectas en su justa medida

Son el perfecto acompañamiento a las largas tardes de charla con amigos y familia. Siempre están presentes en las reuniones y celebraciones más espectaculares. ¿Quién se imagina ver un partido de fútbol en el salón de su casa sin un buen puñado en la mano? Efectivamente, hablamos de las pipas de girasol. Son uno de esos productos que no puedes parar de comer una vez has empezado. Pese a contar con características muy beneficiosas, consumirlas en exceso puede traer consigo ciertos efectos negativos. ¿Conoces todos los detalles sobre el snack preferido para la mayoría de los españoles? ¡Quita la cáscara!

El favorito de muchos

Como ya te hemos comentado, las pipas de girasol son el snack preferido por los españoles durante todo el año. Y es que, todo el mundo afirma que las ha consumido en algún momento durante los últimos 12 meses y, una gran parte de ellos, asegura que lo ha hecho con alta frecuencia. Todos estos datos han sido revelados por el estudio “Consumo de pipas de girasol en España en 2021”. Gracias a estos resultados se puede inferir que este producto forma parte de la cultura española y es un alimento muy arraigado.

En resumen, las pipas de girasol se sitúan en primera posición en cuanto a preferencia de snacks y frecuencia de consumo. De hecho, un amplio sector de la población española confirma que consume pipas semanalmente en su tiempo libre. No obstante, el verano es la época favorita para su consumo y son los jóvenes de entre 16 y 20 años los más asiduos en llevarse este rico alimento a la boca.

Pipas de girasol

Pipas de girasol. Fuente: buenavibra.es (pinterest.com)

Origen de las pipas de girasol

Antes de conocer todos los aspectos positivos que pueden conllevar el consumo de pipas de girasol a tu organismo, debes conocer su origen. Este producto procede de Centroamérica y fue domesticado en México hace 3.000 años. Se introdujo en el resto del mundo gracias a los conquistadores españoles, en concreto, Francisco Pizarro. Aunque, actualmente los mayores productores mundiales son Ucrania y Rusia.

Como dato curioso, aunque tienen el aspecto de semillas y en general, todo el mundo cree que lo son, en realidad son los frutos de girasol. Es decir, las pipas se forman en el centro de la flor, la cual suele tener un gran tamaño, y están formadas por la cáscara y el interior. Por último, se recolectan cuando la flor se ha secado por completo y podrás encontrarlas en los mercados con y sin sal, con cáscara o peladas. E, incluso, con sabores diferentes.

Propiedades nutricionales de las pipas de girasol

Las pipas de girasol son muy ricas en minerales. De hecho, proporcionan la cantidad diaria recomendada de magnesio, fósforo, y más de la mitad de zinc y selenio. Además, también son fuente de potasio y hierro, aunque en menor medida. Junto con todo esto, cien gramos de este alimento cubren la necesidad diaria de vitaminas E, B1 y B9. Incluso, contienen vitaminas B3 y B6. Por último, son ricas en colesterol de origen vegetal llamado fitoesterol.

Todas estas propiedades nutricionales generan muchos beneficios al organismo. De hecho, es un alimento energético, por lo que ayuda a conseguir mejores resultados en la rutina de ejercicios. Por otro lado, estimula la actividad cerebral y reduce las enfermedades cardiovasculares, además de mejorar los problemas gastrointestinales. Y, si esto fuera poco, disminuye los síntomas de la depresión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tiempo Garcia (@tiempogarcia)

Pero hay que tener cuidado

Aunque has podido observar que las pipas de girasol tienen innumerables propiedades nutricionales, en esta vida, todo en exceso es malo. Este producto no es una excepción. Y es que, su consumo desorbitado puede traer consigo ciertos problemas. Esto es así porque las pipas tienen un alto contenido graso, alrededor de 200 kilocalorías por un puñado de 35 gramos. Junto con esto, en esta pequeña porción se puede encontrar hasta 7.5 gramos de ácido linoleico, un ácido graso que no es conveniente ingerirlo en exceso, ya que puede derivar en enfermedades cardiovasculares.

Además, ya sabes que este alimento aporta fósforo, que en grandes cantidades puede desembocar en afecciones en los riñones o esteoporosis. Por otro lado, el sodio, que es otra de sus aportaciones, puede dar lugares a problemas renales, ya que produce un sobreesfuerzo del riñón. Y, por último, muchas de ellas llevan exceso de sal y otros añadidos que aumentan la ingesta calórica y son menos naturales y saludables.

¿Eres uno de los muchos amantes de las pipas de girasol? Ya has podido comprobar que si las consumes en las medidas recomendadas pueden aportarte grandes propiedades nutricionales. Recuerda con una ingesta moderada es siempre la mejor opción.

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.