La recuperación del Jerez ha comenzado. Mientras las hospitalizaciones bajan, las ventas suben. Cada vez son menos las restricciones impuestas por los gobiernos al canal horeca, lo que conlleva que se sirva más alcohol. ¿Qué países han importado más con respecto al año pasado? ¿Por qué el rebujito en la feria fue tan decisivo el año pasado? Presta atención a las cifras porque son muy reveladoras de lo que está ocurriendo. ¡Vamos a verlo!

La imponente recuperación del Jerez

La vacunación masiva no solo está frenando el impacto de la covid en la salud pública. Poco a poco también detiene sus consecuencias económicas. Cada paso dado en la desescalada ha supuesto un soplo de esperanza para un sector como la hostelería. No fue el único que se encontraba agonizando, ya que otros son los que dependen de él. Un ejemplo de ello es el campo de los viticultores. Estos por fin ven la luz tras año y medio de cierres y encierros.

En el artículo de hoy tratamos justamente la recuperación del Jerez, que ha sido notable. Debemos tener en cuenta, para empezar, que sus ventas cayeron tan solo un 8% en 2020. Esta cifra difiere claramente del 30% que pronosticaron el año del confinamiento. Habiendo terminado lo peor, ya cerca de la inmunidad de rebaño, las cifras que arrojan sus ventas son prometedoras. Nos referimos a un aumento del 25% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los productores vendieron catorce millones de litros en la primera mitad de 2021. Sin embargo, el año anterior tan solo lograron colocar aproximadamente once millones. Son números que invitan al optimismo al superar los niveles anteriores a la pandemia. Así pues, de enero a junio de 2019 vendieron algo más de trece millones.

Bodega de vinos de Jerez mejor brandy del mundo/Recuperación del Jerez

Bodega de vinos de Jerez. Fuente: sherry.wine

El por qué de la caída y el auge

La vigorosa recuperación de las ventas de los vinos de Jerez está relacionada sobre todo con el desplome del mercado español. Este fue lastrado por las restricciones al canal Horeca. Su impacto fue cuantioso, ya que siete de cada diez botellas vendidas en España lo hicieron a través de él. Para colmo, la otra razón de peso fue la cancelación de las ferias y eventos primaverales en Andalucía. La alerta sanitaria impidió la salida de los jereces. Quienes más lo sufrieron fueron los finos y manzanillas.

Que multitud de sevillanos celebrasen la feria en casa no supuso una gran diferencia. Muchos rebujitos se quedaron sin ser preparados y con ello las ventas cayeron. Sin embargo, el mercado nacional no es el único que cabe destacar. Así pues, podemos afirmar que las exportaciones suponen una parte muy importante del pastel.

El canal alimentación es el principal en los mercados exteriores, a diferencia del caso español. Tras pasar el bache de 2020 estos mantienen la tendencia alcista en el primer semestre de este año. Han sido exportados ya nueve millones de litros. Por ello es que las ventas han aumentado un 29% respecto al mismo periodo del año anterior. Este se corresponde sobre todo con la recuperación del mercado británico.

Este no es solo uno de los países europeos más golpeados por la pandemia, sino además uno de los mayores importadores. Otros son Alemania y Países Bajos, en los que la evolución es realmente favorable. El primero ha registrado un aumento del 45’7% mientras que el segundo un 16’7%. América también contribuye en buena medida a la recuperación del Jerez. La mayor parte de las ventas en este continente tuvieron lugar en Estados Unidos. Aumentaron un 43% en el país norteamericano.

botellas de vino

Botellas de vino viejas en una bodega/Fuente: PixabayJer

¿Y en Asia?

No tiene nada que ver con el caso europeo y el americano. El Jerez se levanta con un tímido ascenso del 5%. Sin embargo, Japón, el principal comprador, continúa con sus malos resultados. Aún persiste el cierre de la hostelería a pesar de la celebración de los Juegos Olímpicos. Las ventas retroceden un 37’8%. Sin embargo, es posible que si para enero ya se normaliza la situación sanitaria las ventas puedan retornar.

El futuro del brandy está en las mismas manos que el de la hostelería: de la inmunidad de rebaño. Las vacunas no solo salvan vidas, sino que salvarán todo el sector vitivinícola y el de la hostelería.

 

 

Compártelo
No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.