¿Existe el vino keto? En este artículo desmontamos un mito que cada vez coge más fuerza: el vino sin azúcar. ¿Por qué es inexacto usar estos términos? ¿Siguen los enólogos criterios científicos o criterios de márketing al denominarlo así? Sigue leyendo si te encanta el vino y aprende lo justo para que no te la cuelen en tu próxima compra.

¿Existe el vino keto sin azúcares?

Ya tratamos en una ocasión anterior el auge de la dieta keto. Esta consiste en restringir al máximo la ingesta de carbohidratos para así disfrutar de los beneficios que se le atribuyen. Dentro de este grupo de nutrientes se encuentran los azúcares. Sin lugar a dudas algo a evitar para un número de consumidores que cada día crece más. Por ello es que con el auge de la alimentación consciente llegan al mercado muchos productos etiquetados como «sin azúcar». ¡Incluso los vinos!

En realidad, si nos ponemos estrictos, el vino keto no puede existir. Esto se debe a que el azúcar es un elemento clave durante la elaboración de esta bebida. El vino proviene de la fermentación del mosto durante la cual la levadura convierte el azúcar en alcohol. Cuanto más se tarde en parar la fermentación menos azúcar y más alcohol tendrá la bebida. Por ello es que existen distintas categorías que probablemente te suenen: seco, simiesco, semidulce y dulce.

Vino tinto y blanco/urueña de Valladolid/vino keto

Vino blanco y vino tinto/Fuente: Pixabay

Dentro de estas la que menos azúcar contiene es la de seco: cuatro gramos por litro. Se denomina «sin azúcar» en ciertas botellas de acuerdo al reglamento europeo. Según este, para que una bebida pueda ser considerada libre de azúcares no debe superar los cinco gramos de esta sustancia por cada litro. Sin embargo, las marcas llevan a cabo una treta que juega con la interpretación de esta normativa.

Conclusiones

Este mismo reglamento también tiene una consideración interesante sobre las bebidas con graduación alcohólica superior al 1,2º. «Sólo estarán autorizadas las que se refieran a bajos índices de alcohol o a la reducción del contenido de alcohol o de energía”. Así pues, señalar un vino como «sin azúcar» violaría la normativa en vigor. Es decir, utiliza la baja proporción de azúcar como reclamo  cuando solo se permite referirse al bajo nivel de alcohol o energía. Consideramos que es importante que conozcas esta información para escoger qué compras de una manera más consciente.

Compártelo